Politica

Macri asistió al Tedeúm en la Catedral porteña

El presidente asistió a un oficio intereligioso en la Catedral frente a la Plaza de Mayo.

El presidente Mauricio Macri se trasladó esta mañana desde la Casa Rosada hasta la Catedral Metropolitana junto a su gabinete para participar de una invocación interreligiosa. El jefe de Estado y sus funcionarios caminaron desde la sede gubernamental hasta el templo católico por la calle Rivadavia.
Los funcionarios fueron escoltados en el último tramo por efectivos del Regimiento de Granaderos y recibidos allí con los acordes de la Marcha de San Lorenzo.
La ceremonia de invocación religiosa con motivo de la asunción de su mandato presidencial estuvo a cargo del arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Mario Poli, y y referentes de otros credos.
Durante la celebración, al leer una oración junto con todos los presentes, Macri se pronunció a favor del “diálogo” y de renovar “nuestra esperanza y nuestra confianza para que podamos consolidar con fe y firmeza una nación comprometida con la verdad y la justicia”.
También se expresó a favor de actuar contra los “flagelos que afligen a los más vulnerables y desprotegidos” y que “las decisiones promuevan el bienestar general” por sobre los intereses particulares.
La oración abogó por “un crecimiento equitativo” y por ser “capaces de construir una patria más inclusiva y solidaria, con igualdad de oportunidades y un futuro mejor para todos”.

La celebración incluyó la participación de distintos credos; entre ellos un representante ortodoxo, un rabino, un sheij, un anglicano y un pastor evangélico.

En su homilía, Poli citó versos del escritor argentino Jorge Luis Borges escritos en 1966, que señalaban que “nadie es la Patria, pero la Patria somos todos” y se refirió también a la “responsabilidad del bien común” de los gobernantes.

Luego de leer el texto del evangelio de San Juan que relata el lavatorio de los pies que Jesús hizo con sus apóstoles, que representa el servicio al prójimo, el arzobispo porteño destacó el lugar de los pobres y los que “se caen del sistema” y señaló que “hay que mirarlos desde abajo, y no desde arriba”.