Ciudad

Ya hubo 30 muertes por covid en el ámbito educativo porteño y sigue la lucha contra la presencialidad

Ana Billordo, casera de la Escuela 14 del DE 4, y Alejandra Maida, maestra de tercer grado de la Escuela 93 del Instituto Bernasconi.

Durante el fin de semana se conocieron otras dos muertes por coronavirus de trabajadoras de la educación. Así, ya suman 30 las víctimas fatales de la pandemia desde el comienzo de la presencialidad en el distrito, el 17 de febrero. Pese a que se registra una cierta baja de contagios, los principales gremios docentes siguen con medidas de lucha para exigir virtualidad.

El sábado falleció Ana Billordo, casera de la Escuela 14 del 4°, quien estaba internada en terapia intensiva por Covid 19. Era muy querida y fue despedida con dolor por quienes pasaron por esa comunidad educativa. También murió en las últimas horas murió Alejandra Maida, maestra de tercer grado de la Escuela 93 del Instituto Bernasconi. Ponía el cuerpo en todas las protestas para pedir educación virtual durante la pandemia y, según consignó Página 12, no estaba vacunada. UTE, ADEMYS, SADOP y CAMYP acompañarán este lunes el homenaje de su comunidad educativa.

“Lxs docentes junto a lxs estudiantes y familias iniciamos una nueva semana de lucha frente a los anuncios que el Jefe de Gobierno de la Ciudad realizó la tarde del viernes. En un nuevo avance del aperturismo, y con una tasa de incidencia que es de casi el doble que el límite que marca el Decreto Nacional sobre la apertura de los edificios escolares, Horacio Rodríguez Larreta continúa sosteniendo la presencialidad en todos los niveles educativos a cualquier costo. En este fin de semana tuvimos que lamentar la muerte de dos trabajadoras de la educación más, llegando a 30 compañerxs fallecidxs por COVID desde la vuelta a la presencialidad descuidada de la Ministra Soledad Acuña”, expresó la UTE.

Ademys también continúa con las medidas de lucha, por entender que las condiciones no están dadas aunque estén comenzando a bajar los contagios: “En la Ciudad de Buenos Aires, en la última semana un promedio de 1600 contagios diarios; una tasa de incidencia de 983 casos, más de 500 por encima de lo establecido como situación de alerta; la tasa de contagios en niñes y adolescentes se multiplicó por 8; el sistema de salud está saturado y una dosis de la vacuna -si bien es importante- no garantiza la inmunización de la población y no se respetan los tiempos necesarios”, enumeraron.