Ciudad

Paro docente en reclamo de la suspensión “temporal” de la presencialidad

“Exigimos a Horacio Rodríguez Larreta la suspensión temporal de la presencialidad en Caba. La salud y la vida son prioridad”, planteó la UTE.

La Unión de los Trabajadores de la Educación (UTE) realiza este miércoles un paro docente en reclamo de “la suspensión temporal de la presencialidad en las escuelas ante el crecimiento exponencial de casos” de coronavirus, en el marco de la segunda ola de la pandemia. El sindicato Ademys también impulsó esta medida de fuerza.

“Exigimos a Horacio Rodríguez Larreta la suspensión temporal de la presencialidad en Caba. La salud y la vida son prioridad”, dijo el gremio, según consignó Télam. En declaraciones a Radio 10, el secretario general adjunto de UTE, Eduardo López, pidió “la suspensión temporal de las clases presenciales en la ciudad de Buenos Aires hasta que deje de crecer esta locura de contagios y haya camas (de terapia intensiva) en la Ciudad”.

López añadió que “lo mejor es la presencialidad, sin dudas, pero en pandemia fue mejor la experiencia a distancia del año pasado, los chicos estudian más, se contagian menos y hay más camas”. Y recordó que el año pasado “estábamos dando clases a distancia cuando no había colapsado el sistema de salud de la Ciudad mientras que hoy no hay camas”.

El dirigente gremial explicó que “la escuela pública y privada mueve 12 millones de personas todos los días”, a lo que sumó que, según el relevamiento del sindicato, hay “dos mil docentes y personal no docente contagiado de Covid-19 en CABA”. Sobre los protocolos, denunció que “no se cumplen los protocolos en las escuelas”, y recordó que en la Ciudad “las clases empezaron antes”.

Desde Ademys, además de pedir la suspensión de la presencialidad, reclaman que el plan de vacunación sea masivo, que haya equipos y conectividad para docentes y estudiantes, además de ingreso de emergencia para familias desocupadas y precarizadas, y “ningún docente cesado”.

En tanto, la Asamblea Permanente por el Derecho a la Salud de CABA expresó su apoyo a la medida, advirtiendo que “la circulación del virus es muy alta y debe detenerse”.