Ciudad

Legislatura porteña 2020: “Sostuvimos la actividad parlamentaria a pesar de la pandemia”

El saldo anual puede resumirse en 2900 proyectos presentados, 26 sesiones realizadas con 107 leyes sancionadas además de varios
centenares de declaraciones y resoluciones, más de 250 reuniones de comisión.

Frente a los desafíos sanitarios, sociales y económicos que disparó la emergencia del Covid-19, los distintos bloques políticos que conforman la Legislatura porteña establecieron metodologías que, preservando la salud del personal legislativo y de los representantes de la ciudadanía, permitieron mantener la actividad legislativa durante toda la pandemia

Para hacerlo se incorporaron soluciones tecnológicas al trabajo cotidiano y se acordó un modelo mixto donde parte del cuerpo asistía de forma presencial a las sesiones y otra parte lo hacía de forma remota. De igual manera se pudieron realizarlas
reuniones de comisión donde se trabajan los expedientes presentados tanto por el propio poderlegislativo como por el ejecutivo, los particulares y los organismos con iniciativa parlamentaria.

El saldo anual puede resumirse en 2900 proyectos presentados, 26 sesiones realizadas con 107 leyes sancionadas además de varios
centenares de declaraciones y resoluciones, más de 250 reuniones de comisión.

Se generaron las condiciones también para que 53 funcionarios del ejecutivo se hicieran presentes de forma presencial o virtual para rendir cuentas o aportarinformación. Algunos de ellos incluso lo hicieron en varias ocasiones, como es el caso de la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, de Salud Fernán Quirós, de Hacienda Martín Mura, de Espacio Público e Higiene
Urbana Clara Muzzio, de Cultura Enrique Avogadro y de Desarrollo Económico y Producción José Luis Giusti.

Entre las leyes más relevantes que se sancionaron hay tres relacionadas con la emergencia sanitaria y económica; otras tres de alivio fiscal para el sector gastronómico, la construcción y comercios no esenciales; cuatro regímenes de promoción que incluyeron la
primera ley de economía social de la Ciudad y la ley de economía del conocimiento; y también las leyes de condonación de deudas
por derechos de construcción en clubes de barrio; la ley de equidad de género en el deporte, integridad pública y prevención del
juego patológico o ludopatía.

Se realizaron también 30 audiencias públicas de las cuales 20 fueron virtuales y más de 200 reuniones extraparlamentarias
organizadas por distintas áreasinternas, diputadas y diputados.
“Estamos orgullosos porque sostuvimos la actividad parlamentaria a pesar de la pandemia, garantizando el diálogo y privilegiando la
construcción de consensos, y sobre todo preservando la institucionalidad”, armó el vicepresidente primero de la Legislatura,
Agustín Forchieri.

María Rosa Muiños, vicepresidenta segunda, armó: “Desde el primer momento nos organizamos para garantizarla continuidad de
los trámites legislativos. Había varios proyectos, algunos de nuestra autoría como la rma digital, la mesa de entradas digital y la
digitalización de los procesos parlamentarios, que no habían sido puestos en discusión y nalmente pudimos tratarlos en este
contexto. Gracias al esfuerzo de todos los bloques,sesionamos simultáneamente de forma virtual y presencial, con distanciamiento
para preservarla salud, con el objetivo de asistir a los porteños y las porteñas en este año tan difícil.”

Roy Cortina, vicepresidente 3ro. expresó: “Estamos muy orgullosos del trabajo que, a pesar de la circunstancia excepcional que nos
planteó la pandemia, logramos desarrollarjunto a todo el cuerpo legislativo. Con la rapidez que requería el caso nos adaptamos
utilizando todas las herramientas tecnológicas a nuestro alcance para poderseguir adelante sesionando y trabajando en las distintas
comisiones, lo que requirió un fuerte compromiso por parte de todas y todos los diputados. Estamos muy orgullosos de haber estado
a la altura y cumplirla tarea de representar al pueblo de la ciudad de Buenos Aires”

Este año presentó muchos desafíos para la sociedad en su conjunto, y el poderlegislativo no fue la excepción. Sin embargo, gracias al
compromiso de los diputados y diputadas de todas las fuerzas, y sobre todo al gran esfuerzo de trabajadoras y trabajadores de la
Legislatura,se logró sostenerla actividad parlamentaria y acompañarla emergencia con leyes de alivio y acompañamiento a sectores estratégicos.

Más allá de lo estrictamente legislativo, se capacitó a casi la totalidad del personal en cuestiones de género como estipula la Ley
Micaela, a la que la Ciudad adhirió en 2019. Para hacerlo se realizó un convenio con la Universidad de Buenos Aires y se produjeron
contenidos de los que participaron referentes del tema representando todas las miradas políticas.

Las autoridades de la Legislatura, cuyos mandatos fueron renovados en la última sesión, y las autoridades de los distintos bloques, ya
se encuentran trabajando para garantizarla continuidad de la tarea parlamentaria durante 2021. Todos manifestaron porigualsu
compromiso con la democracia, la institucionalidad, elrespeto a las diferencias y la búsqueda de consensos en pos del bien de los
vecinos y vecinas de Buenos Aires.