Politica

Sorpresa en Cambiemos ante la posibilidad de armar Gobierno en Nación y Provincia

El PRO era un partido de la Ciudad de Buenos Aires. Dicho escenario, se modificó el domingo, cuando Vidal destronó el reinado peronista en la provincia. ¿Cuentan con los recursos humanos suficientes?

Por Redacción La Noticia web Ciudad

Más allá de los globos, los bailes y los discursos light, el frente electoral Cambiemos, pero fundamentalmente el PRO tiene el difícil desafío de gobernar ya no solo la Ciudad (uno de los pocos distritos superavitarios administrativamente) sino también la gobernación y tal vez, por qué no, la Nación.

En ese caso, se verán ante un problema concreto: la falta de recursos humanos y cuadros políticos y técnicos para ocupar todos los cargos que se requieren en las distintas administraciones.

Se ha dicho hasta el hartazgo en el mundillo del periodismo y de la política, que el PRO es un partido de la Ciudad de Buenos Aires. Dicho mito empezó a resquebrajarse el domingo, cuando María Eugenia Vidal se impuso a Aníbal Fernández por más de cinco puntos. Más allá del resultado, hay algo de real en el dicho.

El PRO deberá exportar (entendido en el mejor de lo sentidos) funcionarios a distintos puntos de la provincia. Como jefe de Gabinete de Vidal, suena el primo de Mauricio, Jorge Macri que arrasó en su elección en la intendencia de Vicente López (¿Quién quedará a cargo de la intendencia?). Como ministro de seguridad se rumorea que Cristian Ritondo, actual vicepresidente 1° de la Legislatura podría hacerse cargo de dicha cartera. También está en danza el nombre de Federico Salvai, legislador porteño, hombre de Vidal, esposo de la ministra de desarrollo Social Carolina Stanley y uno de los principales armadores de “Mariu” en el distrito más importante del país.

“En la provincia se necesitan 10.500 personas” para cubrir los cargos vacantes, se escuchó decir a un candidato a la diputación provincial del frente Cambiemos después de la elección. El radicalismo, que ha vuelto a resucitar de la mano de los resultados del domingo, intentará mostrarse dentro del frente como el mejor proveedor de recursos humanos, fundamentalmente en el puente de diálogo que pueda trazar con los intendentes a partir de su estructura territorial y de los 60 municipios con los que Cambiemos se alzó el domingo.

Quien más sufrirá el escenario de merma de recursos humanos será Horacio Rodríguez Larreta. Si antes la Ciudad era el máximo bastión PRO, a partir del 10 de diciembre dicha concepción se verá modificada (sobre todo si Macri llega al sillón de Rivadavia).

Otros de los nombres que suenan para ocupar cargos en la provincia de Buenos Aires son Edgardo Cenzón, actual Ministro de Espacio y Ambiente Público y responsable de los millonarios contratos de basura que paga la Ciudad, lo mismo que Hernán Lacunza, funcionario del Banco Ciudad y economista.

Solo resta esperar al balotaje del 22 de noviembre. Allí se dilucidará si tanto Ciudad, provincia y Nación se teñirán de amarillo. La política argentina da un vez más, prueba de altas dosis de improvisación. Queda claro, que la victoria del domingo en PBA, era un escenario que ni el más acérrimo militante PRO, podía imaginarse.