Politica

Larreta se encontró con los legisladores de Lousteau secretamente

El jefe de Gobierno porteño seduce al espacio del embajador argentino en USA; para no tener que competir con él en el 2017.

El alcalde aumentó en los últimos meses el diálogo con los legisladores del bloque SUMA +, que combina dirigentes del radicalismo porteño y del funcionario diplomático. Los caminos que desplegó son varios y con actores distintos: legisladores del PRO, ministros y hombres de trayectoria en la Unión Cívica Radical (UCR) con quienes tiene una amistad de años, como Facundo Suárez Lastra. Todos trabajan en torno a la misma meta: llegar a las elecciones legislativas de 2017 con un acuerdo electoral en el marco de la alianza Cambiemos, que aún no consigue concretarse en el distrito.

El último movimiento fue elocuente: Larreta invitó a almorzar a los seis diputados de SUMA + a la Jefatura de Gobierno el martes 5 de julio. Se trató de una reunión de carácter político en la que se habló a las claras y quedaron cristalizadas las aspiraciones de cada parte. Además del intendente, por el PRO se ubicaron en la mesa, y probaron el pescado a la plancha, el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, el secretario General, Fernando Straface, y los edilesCarmen Polledo y Francisco Quintana. El sexteto de los legisladores de Lousteau que se sentaron fueron Hernán RossiMaría Inés GorbeaJuan NosigliaNatalia FidelMarcelo Guouman y María Patricia Vischi. También pasó a saludar el vicejefe de Gobierno, Diego César Santilli, que se retiró rápido por problemas familiares.

Rodríguez Larreta les pidió “ideas para la Ciudad” a los ediles del economista. En rigor, los diputados que hablaron plantearon modificaciones, cuestionamientos y planes para la agenda del Gobierno porteño en áreas como educación, salud, ambiente y espacio público, entre otras. El alcalde se mostró abierto a discutir temas de la gestión, pero los representantes de Lousteau fueron tajantes: adelantaron que para avanzar hacia un acuerdo político debe haber “cambios” en las políticas públicas de la administración, principalmente en esas áreas. Los legisladores de SUMA + cuestionaron duramente la “mala infraestructura educativa” de la Ciudad, las diferencias entre el sur y el norte del distrito, entre otros temas.

“No nos sentimos identificados con la agenda que plantea el gobierno hoy. Tiene que haber modificaciones si quieren llegar a un entendimiento”, aclara uno de los dirigentes de Lousteau que visitó Parque Patricios días atrás.

El encuentro fue “cordial” y “en buenos términos”, explicó uno de los asistentes del PRO. En tanto, los radicales respondieron con piropos hacia el ex jefe de Gabinete de Mauricio Macri: “Resultó ser un hombre que escucha, es generoso y amable”.

Estas consideraciones positivas recíprocas poco tienen que ver con lo que ocurre a diario en la Legislatura porteña, aunque los acercamientos avanzan mejor que los intentos del verano, cuando el titular de la UCR porteña, Emiliano Yacobitti, no se entendió con Larreta en un encuentro en Pizza Cero, el búnker del titular del Ejecutivo en donde también hace reuniones para “unir” a sus funcionarios de distintas áreas: junta a jefes de gabinete y secretarios de distintos ministerios porteños para que se “conozcan”.

El jefe de Gobierno apuesta a que el ex ministro de Economía desista de competir en las elecciones de medio término y acepte una lista única de Cambiemos de la Ciudad en la que habría espacio para su gente. Para eso seduce a sus diputados y trata de unir posiciones de cara a un 2017 que los encuentre juntos.

También espera un gesto de Elisa Carrió. Los representantes porteños de la diputada chaqueña buscan iniciar la alianza Cambiemos en el distrito, pero la líder de la Coalición Cívica aún no ofrece precisiones. El PRO porteño la quiere como candidata a diputada nacional en la Ciudad para que Lousteau se corra y se selle la coalición, con espacio para todos en la nómina del Parlamento porteño: lilitos, radicales, macristas y referentes del economista. Con esta jugada, Larreta se saca de encima a “Guga” y traslada la discusión para 2019. En paralelo, un sector del macrismo porteño mira con buenos ojos a Graciela Ocaña, de diálogo directo con el alcalde, para que también integre las filas del armado porteño de Cambiemos.

La primera “prueba” del larretismo para los legisladores del embajador será con el paquete legislativo de fin de año: el PRO espera el apoyo de SUMA + para iniciativas como la puesta en valor del Autódromo y la rezonificación de la Villa Olímpica.