Politica

Heller: “Hay dos modelos de país en disputa”

El diputado del FdT, se refirió a lo que está en juega en las próximas elecciones.

El diputado nacional Carlos Heller sostuvo que es necesario crecer en la representación parlamentaria del Frente de Todos y que en las PASO se ponen en juego dos modelos: uno que cree en un Estado activo y otro que «cree que el mercado es el que tiene que asignar los recursos».

El diputado nacional Carlos Heller aseguró que en las próximas elecciones legislativas se ponen en juego «dos modelos: uno que cree en un Estado activo, que regula, que protege a los más débiles, y otro que cree que el mercado es el que tiene que asignar los recursos y que la meritocracia es la que tiene que designar los ingresos.»

En diálogo con Elizabet Vega GronHeller recordó que durante la pandemia se identificó a 9 millones de argentinos y argentinas que sólo tenían su documento de identidad y «no tenían registro en la seguridad social por lo que estaban fuera del sistema». Sostuvo que «la inclusión financiera fue un instrumento que sirvió para incluir a estas personas» mediante políticas de inclusión como el Ingreso Federal de Emergencia.

Explicó que esos mecanismos que se utilizaron del sistema financiero «tienen que ser un complemento de la inclusión en todos los planos» porque «lo importante es generar trabajo registrado» y que los servicios financieros tienen que ser un complemento.

En ese sentido, subrayó que el país heredó una «profunda recesión» y argumentó que para recuperar la economía es necesario un plan del gobierno que genere puestos de trabajo registrados. También aseguró que «de esta crisis se sale con la incentivación de la demanda, que genera consumo».

Sobre la reducción de la jornada laboral, Heller comentó que desde la Revolución Industrial inició en el mundo «una sustitución de trabajo humano por tecnología que elimina puestos de trabajo de una manera dinámica». Recordó que como resultado de aquel conflicto se acordó reducir la jornada de trabajo y se estableció la jornada 8 horas.

Por lo tanto, dijo que el mundo se enfrenta a un desafío similar y «aparecen iniciativas que parecen generosas pero son un gran problema». Sin embargo, dijo que es necesaria una reducción de la jornada laboral sin la reducción del salario del trabajador, pero planteó que requiere un debate global. Afirmó que «el mundo debe ir hacia una iniciativa de reducción de jornada para redistribuir el trabajo remanente entre los desocupados».