Ciudad

Entre fuertes quejas y temores, vuelve la escuela presencial en la Ciudad

“No, Larreta: Ni ‘todos los chicos’. Ni ‘todos los días’. Ni ‘todas las horas’” fue el mensaje que difundieron desde UTE.

Llegó el día. Tal como decretó la ministra de Educación, Soledad Acuña, este miércoles y antes que todos los demás distritos comienzan las clases presenciales en la Ciudad, en medio de fuertes quejas, dudas y temores en las comunidades educativas en el marco de la pandemia de coronavirus.

Mientras que el sindicato Ademys llamó a un paro por los próximos tres días, sin inicio de clases, desde UTE optaron por manifestar su rechazo sin tomar una medida de fuerza. “No, Larreta: Ni ‘todos los chicos’. Ni ‘todos los días’. Ni ‘todas las horas’” fue el mensaje que difundieron en las últimas horas para reflejar que, pese al discurso oficial –que apuntó a garantizar la cursada de todas y todos los estudiantes, todos los días, por al menos cuatro horas- en la mayoría de los establecimientos se optó por regímenes presenciales parciales, con alternancia de días o semanas, horarios escalonados y cursos subdivididos.

En los últimos días antes del feriado largo las escuelas fueron dando a conocer los protocolos implementados, ya que la responsabilidad de diseñar el retorno recayó en cada institución. En las redes sociales, múltiples familias expresaron su asombro e indignación ante pautas del Gobierno de la Ciudad diseñadas “detrás de un escritorio” y sin conocer el día a día escolar. Muchas familias lo vienen advirtiendo desde hace tiempo, organizadas en el colectivo Familias por un Retorno Seguro, que el viernes último concentró ante el Ministerio de Educación.

En tanto, comunidades como Familias Esnaola Unidas (Escuela Superior de Educación Artística en Música Juan Pedro Esnaola), colectivos de familias, cooperadores, estudiantes y especialistas en educación y salud firmaron una carta dirigida a las autoridades de Educación y Salud de CABA y Nación, en la que visibilizan el problema del transporte público asociado al comienzo de la presencialidad en las escuelas. Aseguran que este tema no está resuelto ya que gran cantidad de alumnxs, familiares y docentes requieren del transporte público para llegar a los establecimientos escolares que en ocasiones les quedan a grandes distancias (como es el caso de escuelas especializadas), debiendo tomar a veces tres medios por viaje. Aseguran que el incremento de usuarios hará imposible respetar los protocolos de distanciamiento, ventilación y uso correcto de barbijos, que de hecho ya no se cumplen en horas pico. Denuncian que las medidas anunciadas son imprecisas e insuficientes para prevenir la escalada de contagios y sus complicaciones.

Familias y docentes de los distritos escolares 16 y 17, por su parte, decidieron en conjunto decirle “no a la presencialidad en este contexto” y convocan a un “paro de docentes y paro de familias”. Con barbijo, concentrarán al mediodía en Plaza Arenales.

En este marco de repudios y protestas se da el retorno a las aulas en la Ciudad, cuando aún no comenzó la vacunación de les docentes ni les mayores de 70 años, abuelos y abuelas que en tantas familias porteñas quedan al cuidado de las y los chicos que este miércoles vuelven a las aulas.