Ciudad

El Hospital Tornú presenta graves problemas de infraestructura

Así lo indica un informe elaborado por la Auditoría General de la Ciudad, en el que además se alertó acerca de que no hubo mejoras durante la pandemia.

En medio de la delicada situación epidemiológica que atraviesa la Ciudad a causa del coronavirus, la Auditoria General porteña dio a conocer un informe que elaboró acerca de la situación del Hospital Tornú, ubicado en Parque Chas, en el que se alertó acerca de serios problemas de infraestructura como falta de elementos básicos de seguridad y de mantenimiento edilicio al menos desde el 2017.

El documento elaborado por el organismo de control denota la falta de inversión que sufre el hospital de agudos desde hace años, como la pérdida de camas de internación, la falta de insumos, de recursos. Además, quedó relevado el desprendimiento de mampostería, roturas en paredes, pisos, cielorrasos, humedad en los cimientos del hospital y el mal estado de los sanitarios con mobiliarios rotos, cables y caños expuestos. Esas son algunas de las problemáticas descritas en el informe sobre el hospital público.

En ese marco, el auditor por el Frente de Todos, Lisandro Teszkiewicz, sostuvo que “los más alarmante es cuando una gestión negligente de políticas públicas, como es el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, conlleva riesgos a la seguridad de los pacientes y trabajadores” y recordó que “el 89% de los matafuegos del hospital se encontraba sin carga o con el mantenimiento vencido, y varios puestos contra incendio vacíos -sin matafuego- en múltiples pabellones del hospital”.

Al mismo tiempo que indicó que el Tornú “no cuenta con la señalización adecuada o es inexistente” y destacó que “la falta de luces de emergencia o algo básico como puertas corta fuego, están ausentes en al menos 4 puntos relevantes del Hospital. Lo mismo sucede en algunas salidas de emergencias que están bloqueadas. Si todo esto no parece lo suficientemente alarmante, agregó que el hospital de agudos tiene pérdidas de gas en algunos mecheros y la presencia de material combustible en dos pabellones”.

“La higiene tampoco parece uno de los fuertes de la gestión del gobierno de la Ciudad. Aquí destacan la falta de separación entre áreas sucias y limpias en el sector de enfermería, falta de limpieza en múltiples pabellones, y la falta de campana de extracción de vapores, de campana con flujo laminar para solventes orgánicos, salida de aire con mal olor e inconvenientes con evaporación de líquidos en 4 pabellones, lo que deriva en diversas plagas que pueden encontrarse al recorrer los edificios”, añadió el auditor.

Por lo que concluyó señalando que “lamentablemente, esta imagen que puede verse con detalle en el informe sobre el Tornú, es la imagen de muchos hospitales públicos de la Ciudad. También es la imagen de empresas de mantenimiento que incumplen sus obligaciones, de un Gobierno que mira hacia otro lado, y por sobre todo es la imagen de una gestión, si puede llamársele de este modo, que ve lo esencial como un gasto, y que se llena la boca de discursos vacíos de contenido, mientras vacía el financiamiento de la salud”.

El documento que deja en evidencia la situación edilicia del Hospital Tornú, fue aprobado por unanimidad en el Colegio de Auditores de la Ciudad.