Politica

El Gobierno planea una cuarentena nocturna y transitoria desde las 23 a las 6 en todo el país

Lo propuso esta tarde el presidente Alberto Fernández en una reunión junto a todos los gobernadores.

n una reunión telemática que comenzó el mediodía en la Quinta de Olivos, el presidente Alberto Fernández les planteó a los 23 gobernadores y al jefe de Gobierno porteño –Horacio Rodríguez Larreta, que dio positivo de Covid-19 en las últimas horas– la necesidad de restringir la circulación nocturna como respuesta al notable aumento de los casos confirmados de coronavirus en el país.

En el encuentro también participaron de forma presencial el ministro de Salud, Ginés González García; el de Interior, Eduardo ‘Wado’ De Pedro; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti; el secretario general de Presidencia, Julio Vitobello.

“Todos proponen limitar el tránsito nocturno, es unánime”.

Hace semanas que el jefe de Estado y los jefes provinciales no se reunían para discutir los límites a la circulación. Pero, gracias al contundente crecimiento de contagios en las últimas semanas, todos los mandatarios estuvieron de acuerdo en establecer nuevas restricciones. “Todos proponen limitar el tránsito nocturno, es unánime”, dijeron desde Olivos.

Aunque el rebrote no se esperaba en momentos tan tempranos de 2021, el ascenso de los infectados es visible en los datos diarios. No obstante, desde Presidencia aclaran que «no se parará la economía ni la actividad en lugares turísticos».

En el encuentro se discutieron distintas alternativas en cuanto a qué franja horaria establecer para el toque de queda. Algunos propusieron que las restricciones comiencen a las 22. Pero otros plantearon que sean desde las 23 o a las 24 para que los restaurantes, que fueron fuertemente afectados durante la cuarentena, puedan funcionar.

Las restricciones nocturnas fueron utilizadas en Europa como respuesta a la segunda ola y un intento por contenerla sin afectar en su totalidad el funcionamiento económico, ya que permite mantener las actividades con cierta normalidad durante el día y al mismo tiempo dificulta las reuniones de amigos y familiares dentro de los departamentos o casas, lugares cerrados.

Habrá margen para que cada gobernador, en función de sus necesidades y del panorama epidemiológico de su provincia, las aplique con adaptaciones locales.

El Gobierno nacional advirtió que habrá margen para que cada gobernador, en función de sus necesidades y del panorama epidemiológico de su provincia, las aplique con adaptaciones locales. Por otra parte, indicaron que «no se trata de un toque de queda» sino de una «limitación de la circulación vehicular».

Además, el mandatario y los integrantes de su Gabinete que lo acompañaban propusieron otras medidas, como «acotar» viajes al exterior y exigir el test PCR a quienes lleguen vía aérea a alguna provincia. También, acotar a 10 el número de personas en reuniones y restringir nuevamente el uso de transporte público a trabajadores esenciales.

Desde la Rosada apuntaron a lograr «consenso en todos los distritos» para que las limitaciones sean adoptadas en los mismos horarios.

«El problema, claramente es la circulación, por eso la idea de volver a las restricciones. La idea es que no colapse el sistema», trascendió desde la Rosada, donde apuntaron a lograr «consenso en todos los distritos» para que las limitaciones sean adoptadas en los mismos horarios.

Esta tarde se llevará a cabo otra reunión entre Alberto Fernández, el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. Se esperan anuncios sobre las nuevas restricciones en las próximas horas.