Ciudad

Once: la policía volvió a avanzar sobre los manteros y 5 detenidos

Un grupo de vendedores quedó disconforme con el acuerdo que se selló con el gobierno porteño. El barrio de Once sigue marcado por un clima de tensión.

Un grupo de manteros bloqueó esta mañana la intersección de las avenidas Rivadavia y Pueyrredón, en el barrio de Once, y se produjeron incidentes cuando las fuerzas de seguridad –por orden del fiscal– decidieron avanzar para liberar el piquete.

Los vendedores ilegales –en su mayoría extranjeros– intentaron manifestar su disconformidad con el acuerdo celebrado ayer entre el Gobierno y gran parte de los manteros desalojados el lunes.

Tras la orden del fiscal, la policía rodeó a los manifestantes y despejó la calle. Hubo momentos de tensión. Varios manteros se enfrentaron a los efectivos a piedrazos y cinco de ellos fueron detenidos.

Según confirmaron a Infobae fuentes de las fuerzas de seguridad, cuatro de los demorados son de nacionalidad peruana, entre ellos una mujer, y un haitiano.

Por el operativo, la estación Miserere del ferrocarril Sarmiento fue cerrada momentáneamente, al igual que algunos comercios de la zona. Además, el tránsito en la avenida Pueyrredón registra algunas demoras, ante la gran cantidad de uniformados que se hicieron presentes.

Ayer, luego del arreglo, un pequeño grupo de manteros decidió permanecer en el lugar en desacuerdo con la propuesta de la Ciudad.

Este jueves, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, denunció ante la prensa la existencia de “mafias” que “explotan a la gente” y afirmó que se soluciona un problema histórico al erradicar la venta ambulante en el lugar.

El jefe de Gobierno señaló que los vendedores que quieran trabajar en los nuevos puestos que se habilitarán “tienen que estar en blanco, con monotributo social y, se tienen que anotar sin intermediarios, porque sabemos que los hay y que explotan a la gente”.

Tras arduas negociaciones, en la tarde del miércoles el Gobierno porteño acordó con los vendedores trasladarlos a dos galpones, uno ubicado entre La Rioja y la avenida Rivadavia, y otro en Ecuador y Juan Domingo Perón, ambos en la misma zona de Once. Paralelamente, el Gobierno porteño realizará un censo para registrar a todos los vendedores ambulantes que trabajan en el lugar y que ingresarán así a un sistema de monotributo social.

La propuesta también incluye una capacitación por dos meses de cuatro horas diarias a los trabajadores callejeros por parte de la CAME, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, que a su vez abonaría a los interesados 11.700 pesos (un salario mínimo para empleados de comercio) a modo de subsidio para que puedan realizar el curso. Los representantes de los manteros y las autoridades del Gobierno porteño llegaron a un principio de acuerdo cuando se volvieron a reunir en el Ministerio de Trabajo local cerca de las 17:00 de este miércoles, luego que el primer encuentro, llevado a cabo en horas de la mañana, no solucionara el conflicto.