Politica

700 organizaciones le pidieron a Larreta que vete el protocolo ILE

El jefe de Gobierno siente la presión del reclamo celeste.

En un comunicado conjunto, 700 organizaciones argentinas y de otros países de la región le solicitaron formalmente al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta,​ que vete el protocolo de aborto no punible vigente en la Ciudad de Buenos Aires.

«En más de 230 declaraciones públicas -instituciones religiosas, científicas, jurídicas, académicas y del tercer sector han manifestado su rechazo público- y las casi 1.216.000 firmas presentadas en ambas Cámaras del Congreso- en oportunidad del debate sobre el Proyecto de Ley de Interrupción Legal del Embarazo que no logró aprobación legislativa en el Congreso Nacional en el año 2018- los firmantes hemos anticipado nuestra opinión respecto a la necesidad de respetar el derecho a la vida desde el momento de la concepción, derecho que se encuentra protegido en el artículo 33 de la Constitución Nacional y ha sido consagrado expresamente en 13 constituciones provinciales, así como, a todo evento, a la necesidad de preservar el derecho a la libertad de conciencia, tanto individual como institucional», sostiene el comunicado que firman más de 700 organizaciones argentinas y de otros países de la región que instan al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, a que vete la adhesión al protocolo nacional.

En el texto las organizaciones sostienen que el debate en el Congreso en 2018 fue sobre la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) aunque en realidad fue sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

«Con el protocolo que había antes en la Ciudad, durante el año pasado se mataba un bebito por hora. Y el 88% de esos casos se aduce motivos de salud psíquica integral, algo que no está avalado por el Código Penal. Un nuevo protocolo va a multiplicar la muerte de los más chiquitos de nosotros. Estamos a favor de la vida desde el momento de la concepción, y en este momento en el que nuestras vidas están suspendidas para salvar vidas es importante que se salven todas las vidas», le explica a Clarín la abogada Florencia Critto, parte de la organización Mujeres Independientes y Federales, una de las firmantes.

«Los que sostienen este nuevo protocolo no se preocupan por la mujer. No es empoderarla darle como única opción someterse a la tragedia del aborto: es una forma de violencia más», suma Critto. «No se le dice a la mujer que tiene derecho a la contención, al acompañamiento. Todas las mujeres tenemos dudas sobre si seremos capaces de seguir adelante ante un embarazo, pero el niño ya está, la mujer ya es madre. Esa existencia no se borra con el aborto», agrega.

La votación fue hace dos semanas: 49 legisladores porteños estuvieron a favor, 7 en contra, y 3 se abstuvieron. Lo que se aprobó el 16 de julio en la Legislatura de la Ciudad fue el proyecto de Ley de Adhesión al Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo del Ministerio de Salud de la Nación. Desde esa aprobación se han sumado voces opositoras a esta medida, que recibió votos en contra sólo del bloque oficialista Vamos Juntos.

Lo que se votó fue que en la Ciudad se cumplan las mismas condiciones que establece la Nación para los casos en los que las mujeres tienen derecho a la Interrupción Legal del Embarazo: si es producto de una violación o si pone en riesgo la salud o hasta puede provocarle la muerte a la mujer.

Más acá en el tiempo, en 2012, el fallo F.A.L. de la Corte Suprema de Justicia de la Nación estableció que no es necesario judicializar estos casos, y el Ministerio de Salud de la Nación estableció un protocolo para que esos derechos se cumplieran. A poco tiempo de asumir, el gobierno de Alberto Fernández actualizó ese protocolo. En 2012 la Ciudad no había adherido y planteó un protocolo más restrictivo.

Entre quienes se manifestaron en contra de lo votado por la Legislatura se cuenta incluso a Bárbara Diez, esposa de Rodríguez Larreta. En su perfil de Instagram publicó: «La Ciudad se paralizó para salvar vidas durante esta pandemia. ¿No es cuánto menos incongruente que a la misma vez se haya votado un protocolo de muerte para bebés de hasta 7 meses de gestación? Estamos haciendo todo lo posible como sociedad para salvar vidas. ¿De qué estamos hablando?».

«Los estudios científicos acreditan que una mujer en estado de shock emocional –y así está la mujer cuando toma conocimiento de su embarazo atravesando una crisis- demora 5 días para salir de su estado emocional y conectarse con su capacidad racional que le permitiría buscar otras alternativas. Tampoco prevé brindarle acompañamiento psicológico, social y/o económico ni plantearle la opción de delegar su función materna a través de la adopción», asegura el comunicado que firman, entre otras organizaciones, Abogados x la vida, Acción Católica Argentina, Con mis hijos no te metas e Iglesia Jesucristo es un estilo de vida. Además, los sanatorios Mater Dei, Bazterrica, Clinica del Sol y Santa Isabel. También las Academias de Derecho, Medicina, del Plata, la Corporación de Abogados Católicos , Misiones Rurales y La fundación Libertad y Progreso, entre otras.

Deja un comentario