Sociedad

Desde la fundación Caras Sucias advierten que “cada vez más gente pide asistencia”

Roberto Sálice, representante legal del comedor y hogar de niños, dialogó con LaNoticiaWeb en Radio UrbanaBA sobre los efectos de la crisis en la organización fundada por Mónica Carranza hace más de 20 años.

“Cubrimos necesidades de alimentación, salud e higiene para más de 300 personas por día”, aseguró el titular de la fundación Caras Sucias, Roberto Sálice, en declaraciones con Radio UrbanaBA. A este número debe agregarse, además, los 50 niños que viven hospedados en el hogar que funciona a metros del comedor: allí los chicos reciben apoyo escolar, médico y psicológico. Sálice descargó: “En el último año aumentó el número de personas para las que prestamos asistencia“.

Llama la atención que hay mucha más gente viviendo en la calle que viene a comer”, reconoció el titular de la fundación, al tiempo que uno de los cocineros reconoció que “muy difícil calcular la cantidad de comida porque cada vez viene más gente“. Más allá del complejo panorama, Sálice destacó que “el comedor se mantiene por el programa comunitario que tiene el Gobierno de la Ciudad“, aunque admite la problemática: “Alcanza justo pero vamos zafando”.

La fundación, fue creada por Mónica Carranza hace más de 24 años. Asiste a chicos de la calle, ofreciéndoles un lugar donde desarrollarse y crecer, y brinda alimentos a cientos de familias de la zona.

Además, Sálice explicó que “el hogar se mantiene con donaciones“, en muchos casos de personas que ayudan desde los tiempos de Mónica Carranza. En el hogar, la mayor parte de los niños son hijos de padres que “no pueden tenerlos”, comentó. “Por cuestiones económicas y, a veces, otras como la prisión o las drogas”, contó. Y agregó: “Los ayudamos para que puedan ir a la escuela todos los días”.