Politica

Larreta elimina controles y avanza con los negocios inmobiliarios

Tras dejar fuera del COPUA a la oposición, avanza la venta del bar tradicional bar Selquet, para la construcción de una mega torre.

Las excepciones urbanísticas otorgadas por el Gobierno de la Ciudad para el desarrollo de proyectos inmobiliarios que deberían pasar por la Legislatura son un clásico del modelo de negocios de la gestión urbana del PRO.

Esta semana, legisladores del Frente de Todos elevaron un pedido de informes al Ejecutivo porteño para que explique el “sorprendente otorgamiento de la factibilidad urbanística” para el emprendimiento de viviendas premium que la empresa Compañía Buenos Aires SA, de la familia de Marcelo Mindlin, construirá donde está el conocido restaurante-bar Selquet, frente a los bosques de Palermo.

Según pudo reconstruir La Noticia Web, con fuentes ligadas a los trabajadores de la tradicional confitería, la obra también tendría puntos de contacto con el primo del expresidente, Angelo Calcaterra.

En la sesión del día de ayer, la Legislatura Porteña votó la conformación del Consejo del Plan Urbano Ambiental (COPUA)

Si bien de manera pública, Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri parecerían mostrar contradicciones hacia el interior del PRO, por el posicionamiento del espacio ante la pandemia y el Gobierno nacional, los negocios inmobiliarios parecerían inamovibles en CABA.

En la sesión del día de ayer, la Legislatura Porteña votó la conformación del Consejo del Plan Urbano Ambiental (COPUA) sin incorporar ningún miembro de la oposición. Este Consejo es el responsable de estudiar y autorizar, junto a la Dirección de Interpretación Urbanística, los proyectos inmobiliarios. La decisión de Larreta despertó el enojo en el peronismo.

El diputado porteño del FdT, Matías Barroetaveña, expresó que «es la primera vez que un organismo de integración plural ligado a la Legislatura no se integra con representación de la oposición»; y agregó que «Larreta busca facilitar los negociados inmobiliarios de la ciudad excluyendo a la oposición del COPUA».

La Ley 71 ordena que el COPUA esté conformado por representantes del Poder Ejecutivo y de la Legislatura de la Ciudad. En el Poder Legislativo se encuentra plasmado todo el arco político y, por ende, las voluntades de toda la ciudadanía.

«El interés del Ejecutivo y del oficialismo de la Ciudad es avanzar con proyectos inmobiliarios sin ningún tipo de control ciudadano» manifestó Barroetaveña y añadió que se asiste «nuevamente a un gesto de doble estándar por parte de la fuerza Vamos Juntos, mientras en los medios de comunicación se vanaglorian de las formas republicanas, transforman a la Legislatura en la escribanía de los desarrollos inmobiliarios de la Ciudad».

La jugada del COPUA expone la iniciativa de Larreta no solo de continuar con los negocios inmobiliarios aún en el contexto de la pandemia y de quitarse de encima el control opositor.