Politica

Tras la muerte del trabajador de Rappi, exigen la renuncia del secretario de Transporte porteño

Los trabajadores nucleados en ASIMM marcaron como responsable de la muerte de un compañero a Juan José Méndez.

La Justicia porteña ordenó al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta prohibir de “forma inmediata” el funcionamiento de las tres aplicaciones Pedidos Ya, Rappi y Glovo. Sucede que ninguna cumple con los requisitos mínimos de seguridad establecidos en el Código de Transporte, que afectan principalmente a los repartidores. Dos días después de la prohibición, el trabajador Ramiro Cayola murió atropellado en Puerto Madero cuando estaba trabajando.

Es una enorme tragedia lo que le pasó al compañero Ramiro. Día a día estamos sufriendo accidentes. Ese mismo viernes, registramos tres siniestros de chicos que estaban trabajando para distintas plataformas. Uno de los casos tuvo que ser derivado al Hospital Fernández por un traumatismo; otro se pudo ir a la casa porque no fue tan grave; y el tercero fue Ramiro, que terminó debajo de un camión”, resumió Marcelo Pariente, secretario general de la Asociación Sindical de Motociclistas, Mensajeros y Servicios (ASIMM).

El dirigente gremial apuntó a las medidas de seguridad: “Este es el resultado del incumplimiento de un montón de normas de seguridad vial, más allá del reclamo laboral con el que siempre insistimos”. Además, recordó que “la Ley 5226 fue presentada por los trabajadores, acompañada por la cámara empresarial, metida en la Legislatura por el PRO, acompañada por la oposición y votada por unanimidad. La secretaría de Transporte nunca la reglamentó”.

El sindicalista denunció que el juez Gallardo “avanza” en el cuidado de los trabajadores pero el “el gobierno porteño apela. Estamos muy enojados con todo esto que está pasando y pedimos la renuncia de Juanjo Méndez”. Esta ley crea el Registro Único de Transporte en Motovehículos y/o Ciclorodados (RUTRAMyC), pero nunca se llevó adelante. Ante esta situación el juez Roberto Gallardo resolvió el jueves pasado “a efectos de salvaguardar la seguridad de las personas involucradas”, prohibir que los conductores de motos y bicicletas afectados al servicio de mensajería urbana o reparto a domicilio circulen sin cumplir las medidas de seguridad.

“No soy del gremio, soy una laburante más. Pero es cierto que de todas las puertas que golpeamos cada vez que tuvimos que hacer reclamos, los únicos que nos respondieron y acompañaron fueron desde el sindicato”, aclara Daniela para quien la decisión de apelar la medida de Gallardo por parte del gobierno le parece “una locura. Es bochornosa, me avergüenza, es de una impunidad terrible”.

Deja un comentario