Politica

Tras la aprobación en Diputados, Cambiemos empuja el proyecto en la Ciudad de Buenos Aires

Los legisladores de Cambiemos tienen un borrador armado que también incluye la creación de una plataforma online.

Cuando la Ciudad debatió el nuevo Código Electoral – el año pasado- un artículo incluía la habilitación de aportes empresarios. Fue tal la polémica que para lograr aprobarlo debieron sacar ese punto. Sin embargo, ahora que el Congreso lo convirtió en ley a nivel nacional, en Cambiemos se preparan para volver a la carga con el proyecto.

El borrador ya está armado y los legisladores de oficialistas esperan el aval del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para volver a presentarlo. La duda es si en pleno año electoral, y con la Coalición Cívica en contra de la iniciativa podría alcanzar la mayoría especial que requiere de 40 votos, sobre los 60 totales.

En línea con la ley de financiamiento políticosancionada el miércoles en Diputados, el texto fija la obligatoriedad de bancarizar todos los aportes y permite que las personas jurídicas -es decir, las empresas- puedan colaborar con las campañas de los candidatos.

A nivel nacional se  estipuló que cada empresa pueda aportar hasta un 2 % del total permitido por la Justicia para aportes privados. El proyecto original de la Ciudad eleva ese porcentaje al 5 % y establece que en conjunto, las empresas no pueden representar más del 50 % del total de fondos privados permitidos. Para evitar que empresas fantasmas, que no generan ganancias reales puedan destinar montos, también tienen prohibido donar más del 5% de las ganancias netas del año anterior.

En el oficialismo porteño aseguran que el proyecto local es «más audaz» que el nacional porque avanza también en otros aspectos.

Un agregado novedoso que prevén los legisladores de Ciudad es la creación de una plataforma online en la que cada partido debe registrar todos los ingresos que recibe y los gastos que realiza, identificando el aportante y el monto. «Así, el elector puede ver quién financia a su candidato y decidir su voto con más información», apuntan desde la bancada oficialista.

Otro de los puntos clave -que podría ser un anzuelo para conseguir apoyo de la oposición- es la incorporación del financiamiento público para partidos de manera permanente: consistiría en una asignación anual para que los partidos se desenvuelvan tanto en año electoral como no.

Sin embargo, en el conteo minucioso están ajustados. La Coalición Cívica de Elisa Carrió, al igual que hizo en Diputados, acompañaría la ley en general pero votaría en contra de los artículos que habilitan el aporte empresario. Sin ellos, Cambiemos se queda con 30 votos seguros y necesita sumar 10.

El bloque de Evolución, que responde a Martín Lousteau, podría aportar 5. Pero la izquierda y Unidad Ciudadana están públicamente en contra y en pleno año electoral esperan que el bloque peronista -que en otras ocasiones negocia- se endurezca contra el oficialismo. Será clave también la postura que tome el unibloque del GEN y los dos legisladores del socialismo.