Politica

Trabajadores de la salud del Hospital Durand denunciaron: «Las terapias están llenas y hay poco personal»

Días atrás, murió Virginia VIravica, la tercera trabajadora del centro de salud fallecida.

El miércoles por la noche falleció por coronavirus una enfermera del Hospital General de Agudos Durand, ubicado en el barrio porteño de Caballito. Es la tercera muerte que se da entre los trabajadores del hospital. Desde Asociación de Trabajadores del Estado ( ATE) responsabilizó al Gobierno de la Ciudad y denuncian que hay «improvisación, desmanejo, falta de protocolos de atención y absoluta escasez de personal en la emergencia».

En ese sentido, los trabajdores del hospital realizaron un abrazo simbólico y suelta de globos en memoria de la enfermera Virginia Viravica. Además, volvieron a exigir al Gobierno de la Ciudad que mejore las condiciones laborales para enfrentar la pandemia. El principal reclamo fue la entrega de Elementos de Protección Personal (EPP) de calidad y en cantidad suficiente, la incorporación de personal de salud capacitado, el reconocimiento de la licenciatura en enfemería y mejores salarios fueron los ejes del reclamo.

«Estamos muy preocupados, es la tercera compañera que fallece y hay una situación muy tensa con las terapias llenas y con poco personal», dijo Héctor Ortiz, secretario general de ATE del hospital, a Página 12. En la protesta, informaron que el Durand cuenta con 1800 trabajadores, de los cuales, 300 están contagiados de covid-19 y otros 300 con licencia por enfermedad o por ser grupo de riesgo.

«Necesitamos que incorporen con urgencia personal calificado. Nos falta personal especializado en las terapias, que están llenas y trabajando a cama caliente. Y la falta de de recursos humanos es un cuello de botella para el sistema», advirtió a este diario Ortiz. El delegado gremial dijo además que el Gobierno de la Ciudad tiene que «entregar insumos de seguridad de calidad y ropa de trabajo», así como también «mejorar los salarios».

En ese sentido, señaló que «reconocer la carrera profesional de enfermería significaría un aumento de alrededor del 30 por ciento». El delegado gremial remarcó que la situación «es tensa, el sistema está en tensión y hay mucho agotamiento y estrés en el personal porque faltan recursos a cinco meses de iniciada la pandemia. Es necesario que tomen conciencia de lo que estamos atravesando».