Politica

Se terminó la amistad entre Alberto y Horacio y se suma un nuevo cortocircuito

La llegada de la pandemia que azota a nivel mundial generó que Ciudad y Nación dejaran las rispideces de lado y trabajaran en consonancia para poder hacer frente.

Apenas asumió el gobierno Alberto Fernández, se encargó de marcarle la cancha al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y anunció que le bajaría la coparticipación que Mauricio Macri le había incrementado durante su gobierno.

Apenas trascendió la noticia, desde el ejecutivo pusieron el grito en el cielo y comenzaron los tire y empuje. Pero Nación fue por más y mandó a investigar el traspaso de tierras que, también, el macrismo realizó a la Ciudad antes de irse del gobierno.

El panorama no era para nada alentador para una Ciudad que, a pesar de contar con el presupuesto más alto a nivel nacional, tiene que saldar la deuda millonaria que dejó la obra del Paseo del Bajo, arquitectura que llevó a Larreta a su máximo explendor.

La llegada del coronavirus y la declaración de la OMS del virus como pandemia, produjo un giró de 180 grados en la relación del gobierno nacional y la provincia de Buenos Aires (de tinte peronista) con la Ciudad dirigida por el macrismo desde hace más de 12 años.

Sin embargo, la extensión de la cuarentena comenzó a mostrar que no todo es color de rosa en la relación Fernández-Larreta. A pesar de la insistencia de Rodríguez Larreta sobre «generar consensos», «trabajar en equipo» y la «transparencia en la gestión» como base fundamental de su gobierno, sus decisiones sobre la flexibilización de la cuarentena, fue la gota que rebalsó el vaso para Nación, pese a que debió ir marcha atrás por la suba de contagios y terminó por generar un plan gradual de apertura porque la Ciudad necesita activar la economía.

En este contexto y pese a que tanto el presidente de la Nación como el gobernador bonaerense hacen hincapié en que no hay peleas con la Ciudad, volvieron a aparecer las rispedeces entre el peronismo y el macrismo.

Es que Alberto le volvió a marcar la cancha al jefe de gobierno porteño y fue al hueso «Los adultos mayores hoy se enferman con Covid en la Ciudad y vienen a atenderse en la Provincia porque en la Ciudad no tienen lugar donde atenderse. Sepan que ellos son merecedores de toda nuestra atención», afirmó Fernández al encabezar la apertura del Hospital del Bicentenario en Ituzaingó.

La declaración fue el condimento justo para que se vuelvan a generar cortocicuitos entre los espacios políticos. Es que el Pro de Larreta y el Frente de Todos de Alberto Fernández tensionan la cuerda esta vez por la cantidad de camas disponibles para adultos mayores.

El presidente dijo que no son suficientes y la Ciudad respondió técnicamente, aunque el problema de fondo es político. El gobierno nacional sugirió, con la frase de Fernández, que hay una mala administración y que Provincia tiene que asistir lo que la Ciudad deja, mientras critican a Larreta por flexibilizar la cuarentena y llevarse la cara «amigable» de la cuarentena. Ciudad contesta que las camas para adultos mayores, a la que hace referencia Fernández, son las que corresponden a afiliados del PAMI que viven en la Ciudad, y se atienden en la Provincia por «convenio».

Pero las diferencias no solo son por las camas, sino también por el modo en que cada distrito tiene de salir de la cuarentena. De hecho, la primera polémica fue por los «runners» porteños. Quirós habló con radio Mitre y desmintió al mandatario cuando le preguntaron si era ciero que ya no había lugares en la ciudad para atender adultos mayores. «Desde ya que no es cierto». “Nosotros publicamos todos los días los datos de ocupación de camas en la Ciudad. Al día de hoy tenemos 50% de ocupación de camas de internación general y COVID, y tenemos 62% de camas Terapia Intensiva, además de 54% camas en hoteles para pacientes leves”, explicó el ministro de Salud de la Ciudad.

En esa línea, Quirós también expresó que “el hecho de que los pacientes se atiendan a un lado o al otro de la General Paz es habitual. Es más frecuente la gente que va de Provincia a Ciudad a atenderse, pero sucede todo el tiempo. Tenemos una cantidad importante de ciudadanos bonaerenses internados tanto en el sector privado como en el público”. En el caso concreto del PAMI, desde el Ministerio de Salud porteño explicaron que se trata de una obra social nacional que suscribe convenios de atención de sus afiliados con las jurisdicciones.

Desde el que casi un tercio de los afiliados de PAMI de la ciudad de Buenos Aires se atienden, a partir de un convenio, en el sistema público de salud porteño. Los dos tercios restantes son atendidos en el sector privado, en clínicas y sanatorios ubicados tanto en la Ciudad como en el Conurbano, una situación habitual en la atención del PAMI, dentro de su autonomía. “Venimos trabajando colaborativamente con el PAMI desde el primer día; y seguimos y estamos trabajando, nuestro vínculo es muy bueno. Estamos dispuestos a colaborar con la obra social en función de las necesidades o problemas que se les presenten”, dijo Quirós y explicó que Ia obra social de los jubilados “organiza su convenio con una clínica u hospital y en función de las cápitas contratadas van trabajando el tema de las derivaciones.

Lo que le está pasando ahora al PAMI en la pandemia es que algunos sectores no dan abasto con esas cápitas y tienen coberturas de otras clínicas y sanatorios». En ese sentido, el Ministerio de Salud porteño informaron que de un total de 2431 casos atendidos ayer en el sistema público de la Ciudad, 1.073 son personas no residentes en la Ciudad de Buenos Aires.

Sobre la cuarentena Quirós dijo que «la decisión de la cuarentena precoz fue muy valiente y apropiada del Presidente, no estábamos preparados para una pandemia de esta magnitud, pasamos de 140 camas de terapia intensiva a 565 en el sector público (450 COVID y 115 no COVID); la Provincia hizo otra parte; la Nación ayudó muchísimo. Pero si la ciudadanía no mantiene cierto nivel de cuidado, especialmente evitando las acciones que más contagian, la curva se puede volver muy exponencial, por eso la actitud del Presidente de advertir, de estamos haciendo las cosas bien. Pero cuidado con sentir que la cosa está terminada. Siempre tomo las palabras del Presidente en ese contexto”.

En el comunicado, el Ministerio de Salud porteño explicó que «desde el comienzo de la pandemia el Gobierno porteño puso especial énfasis en el cuidado y protección de los adultos mayores, uno de los principales grupos de riesgo. Se instrumentó el programa Mayores Cuidados, para que voluntarios los acompañen en sus quehaceres cotidianos para lograr que pudieran llevar adelante el distanciamiento social y que estuvieran también acompañados; se concretó un convenio para que los asistan los encargados a aquellos que viven en edificios; se llevó adelante un amplio plan de vacunación antigripal y se testea periódicamente al personal de salud que trabaja en los geriátricos, entre otras medidas».