Politica

Santilli salió a defenderse con números

El vicejefe de Gobierno salió a defenderse de las críticas de los intendentes del peronismo.

Primero fue una batería de acusaciones, después llegó una foto y luego volvieron a escucharse las quejas. La política volvió a meterse esta semana en el medio de la crisis sanitaria. Esta vez, el apuntado es el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Después de haber sido señalado por distintos intendentes del conurbano por el crecimiento de los casos de coronavirus tras la flexibilización de la cuarentena, el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, evitó ayer la polémica y dijo que «seguirán trabajando» con el oficialismo como lo han hecho hasta ahora.

Pero, lejos de apaciguarse, las críticas desde el kirchnerismo bonaerense continuaron. Teresa García, ministra de Gobierno bonaerense, aseguró que las medidas dispuestas la semana pasada por el gobierno porteño implican un «enorme riesgo para la provincia».

García, un mujer cercana a Cristina Kirchner, repitió públicamente el argumento ensayado el viernes por distintos intendentes del conurbano. La apertura de comercios -sostienen- implica que muchos bonaerenses crucen la General Paz para ir a trabajar y, de regreso, podrían llevar el virus a sus casas.

García detalló en una entrevista radial que esta semana, «con las aperturas que hizo la Ciudad, se incrementó en 500.000 la cantidad de personas que se trasladan». Y agregó: «Si se activaran en el conurbano las mismas actividades que en la Capital, se hace muy difícil que los municipios puedan ejercer el control», evaluó la funcionaria.

Desde el gobierno porteño se defendieron. «Es insólito. De ninguna manera vamos a responder a eso. Es como que digamos que la provincia tiene la culpa porque el Aeropuerto de Ezeiza, adonde llegaron los infectados, está en su territorio», dijeron con ironía desde el gobierno porteño. Y recordaron que la decisión de la flexibilización de la cuarentena fue tomada junto al presidente Alberto Fernández y al gobernador Axel Kicillof.

Santilli se defendió ayer con datos que -sostiene- señalan que la movilidad entre la ciudad y la provincia solo aumentó entre 3 y 4 puntos esta semana.»La movilidad habitual entre la ciudad y la provincia es de 6,3 millones de personas y hoy estamos en un 30 por ciento, con 1.800.000 personas. La semana pasada era del 25 por ciento y esta semana, con las nuevas actividades, subió solo 3 puntos el martes y 4 puntos el miércoles», explicó el funcionario porteño.