Sociedad

San Lorenzo más cerca de volver a Boedo

El Carrefour de Avenida La Plata cerró. El club tomará posesión del inmueble en julio.

Juan Carlos Ayude (67) sale con el carrito, frena a la altura de una de las entradas, se saca la campera para mostrar su camiseta y le pide a su mujer que le tome una foto. No le gusta posar, pero pasan dos cosas. Primero, que hoy es un día histórico. A partir de mañana, la pesadilla se termina. La segunda es un pedido de su hijo, que anoche lo llamó desde Barcelona y le dijo “vos que podés hacerlo, andá y mándame una foto”. Y ahora, cuando faltan minutos para el mediodía, ya con el pedido cumplido, dice: “No sé si me hace bien o me hace mal entrar a comprar… Yo vivía acá adentro, me crié en el club como tantos pibes de mi edad. Veníamos a la pileta olímpica, a la cancha, a los carnavales, jugábamos a la pelota. Avenida La Plata no es sólo la cancha. Nos sacaron mucho más que eso”.

Un señor de su edad se acerca y le pregunta “¿la entrada es por acá?”, en broma. Se llama Jorge Figueredo y es de su camada. Se conocen del barrio. Es otro vecino del que se crió acá adentro, y que vino por última vez. Pero hoy está contento. La única vez que entró con una sonrisa. “Quiero venir mañana y poder tomar mate en la puerta sabiendo que el lugar es de San Lorenzo otra vez. No hay un mango en el país, pero los hinchas estamos esperando que abran el fideicomiso para poner plata y comprar los metros que nos faltan”, dice y muestra un papel que le dieron adentro: “Te informamos que el local de Av. La Plata 1768 (Boedo) cerrará sus puertas de forma definitiva a partir del 5 de mayo. Te esperamos en todas nuestras sucursales y en Carrefour online”. Muchos de los hinchas se lo llevan de recuerdo.

San Lorenzo volverá a tomar posesión de las tierras desde el próximo 1° de julio. Por eso, se esperan para esta noche que miles de hinchas se acerquen.

Pero así es un día histórico para los hinchas, hay quienes están preocupados. Por un lado, los empleados del híper. No se los despidió, pero les ofrecieron un retiro voluntario. Los 170 trabajadores tienen tiempo hasta el 10 de mayo aceptar o no la propuesta. Y por otro lado están los vecinos. No todos, pero sí muchos.