Politica

Pocas chicanas y más propuestas: cómo fue el primer debate a jefes de Gobierno porteño

Apegados al tiempo y su libreto, con pocos cruces y propuestas de todo tipo para la futura gestión.

Horacio Rodríguez Larreta, Matías Lammens, Matías Tombolini y Gabriel Solano se midieron anoche en el primer debate obligatorio de candidatos a jefe de Gobierno porteño.

Los cuatro aspirantes al máximo sillón político de la Ciudad se mantuvieron apegados al tiempo y su libreto, y protagonizaron muy pocos cruces o chicanas. Por el contrario, primaron las propuestas para una futura gestión.

«Avanzamos juntos y la transformación de la ciudad se ve en todos lados. Tengo propuestas para los 48 barrios de la ciudad», dijo Larreta al comenzar su exposición.

Asimismo, destacó que su gestión creó «30 jardines» de infantes y que este años se invirtieron «67.000 millones de pesos» para el sector educativo especialmente para sostener 1.200 escuelas del distrito.

También prometió, «mudar la cárcel de Villa Devoto» y «después de 135 años vamos a sacar el Mercado de Hacienda» del barrio porteño de Mataderos, para establecer allí «espacios verdes» y otros emprendimientos.

Por su parte, el candidato del Frente de Todos, Matías Lammens, expresó: «Quiero una ciudad con otras prioridades: la educación, la salud, la ciencia y el empleo», a la vez que destacó que el Gobierno «hizo obras que están bien, como el Paseo del Bajo y el Metrobus, que vamos a continuar», pero advirtió que «no se han construido jardines maternales ni hospitales».

«Las obras tienen que definirse en base a las necesidades de las personas. ¿Cómo puede ser que no hayan construido jardines maternales para cubrir las vacantes o un hospital, y por qué tienen las obras del subte paradas?», dijo Lammens. «Debe haber un gobierno que trate de mejorarle la vida a la gente todos los días».

En tanto, Matías Tombolini, de Consenso Federal, eligió usar la mayor parte de su tiempo en puntualizar propuestas concretas como el uso de «telemedicina», subsidiar el pago de expensas a sectores vulnerables, instalar termotanques solares o crear un fuero de «justicia vecinal».
«No se coordinaron los esfuerzos de la ciudad con los nacionales y por eso sufrimos las consecuencias».  En esta línea, propueso «continuar con el plan de inversiones planteado hasta 2021», pero con una «mirada diferente».

«No limpien solamente cuando hay partidos en la cancha de San Lorenzo o vienen los vecinos de otros lados», apuntó.

Por su parte, Gabriel Solano, del FIT, apeló a un discurso de choque y afirmó que «la política de ajuste del gobierno nacional tienen un correlato en el crecimiento de la política represiva en la ciudad de Buenos Aires».

Además, criticó al macrismo y el kirchnerismo por haber “votaron juntos» diversas iniciativas importantes, como la «enajenación de tierras».

El dirigente, quien en varias intervenciones mencionó la supuesta influencia del FMI en las políticas oficiales, prometió acciones para la construcción de viviendas «populares».