Politica

Pino Solanas: “Si tu proyecto económico es una aventura como ha sido esta, rajan todos, acá no queda nadie”

En la presentación de “Buenos Aires, ciudad del conocimiento”, el candidato a diputado nacional por el Frente de Todos estuvo en primera fila. Dialogó con La Noticia Web y dijo que con «estabilidad y protección a la investigación y creación científica” aquellos cerebros que se fueron a otros países “van a volver”.

El Aula Magna de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) fue el escenario de la presentación de la campaña porteña “Buenos Aires, ciudad del conocimiento”, encabezado por Alberto Fernández y Matías Lammens, candidatos a presidente y jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (CABA) respectivamente.

La Noticia Web dialogó con algunos de las figuras que asistieron para manifestar su apoyo a la iniciativa. Uno de ellos fue Fernando “Pino” Solanas, candidato a diputado nacional, quien dijo que “sin ciencia y tecnología no hay industria nacional”.

¿Qué opinión te merece la gestión de Mauricio Macri y de Horacio Rodríguez Larreta en torno a la ciencia y la tecnología estos últimos cuatros años?

Ha sido lamentable. Como en todas las otras áreas, y en esta especialmente, la ha venido reduciendo de manera sensible. Mirá el vaciamiento, el ajuste en el Conicet. Hablás con la gente de la Comisión Nacional de Energía Atómica o hablás con la gente del INTI y el INTA y es más o menos lo mismo.

¿El Conicet te sigue pareciendo una institución destacable?

Por supuesto que es destacable. Es de las instituciones más originales de la Argentina, que nos coloca en un lugar del verdadero progreso y modernidad. Esto permite en plena libertad que la comunidad científica argentina se exprese y que tenga una fuente de mantenimiento. Antes no lo tenía. Argentina brilla por su talento. ¿Sabés quién fundó el Conicet? Bernardo Hussay. La de amansadoras que vivió para que algún presidente lo escuchara y finalmente le diera el nacimiento al Conicet.

En estas políticas es indudable que muchas personas que se dedican al mundo académico terminan yéndose a otros países. ¿Creés que es revertible esta fuga de cerebros?

Por supuesto. Al investigador que está en otro país le cuesta mucho volver a la Argentina porque en otros países tiene estabilidad, su actividad es bien recompensada. Pero extraña a la Argentina, siempre se lamenta de por qué no pudo hacerlo acá. Cuando vos establecés claramente una política estable… y eso nace con la economía también, por más deseos que tengas, si tu proyecto económico es una aventura como ha sido esta, rajan todos, acá no queda nadie. Entonces, en la estabilidad y en asegurarle protección a la investigación y creación científica, van a volver.

En el caso de llegar a ser Gobierno a partir del 10 de diciembre, ¿creés que la ciencia y la tecnología tiene que ser el año que viene, o más para un segundo momento?

Es una prioridad fundamental. Está absolutamente ligado a un proyecto que pone pie en la industria y en la investigación científico-técnica. Sin ella no hay industria nacional, nos queda un destino de ser armadores de la creatividad y las industrias de otros países. Una vergüenza.