Otras Noticias

Marco Lavagna: “Hay un 40% de la población que no quiere ni a Macri ni a Cristina”

El diputado del Frente Renovador expresó su intención de incorporar al proyecto a “sectores del socialismo, del desarrollismo y del GEN”.

El economista y diputado del Frente Renovador Marco Lavagna dijo hoy que hay un “40% de la población que no quiere ni a (Mauricio) Macri ni a Cristina (Fernández de Kirchner)” en las próximas elecciones, al considerar que “la novedad” de los últimos meses es que su padre, el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, trabaja públicamente para demostrar que “hay un camino alternativo a la grieta”.

“Un 20% de la gente está indecisa y no sabe qué votar”, en las elecciones generales de octubre próximo, dijo además a la radio Mitre.

“Hay mucha gente que quiere salir de esta grieta y esta confrontación permanente”, sostuvo el economista, que remarcó que su espacio dentro del peronismo busca “representar eso”, apuntó.

Para Marco Lavagna, “la novedad” es que su padre, también economista, ahora hace “más público” su trabajo en privado a favor de superar la división de la sociedad.

“Hoy la preocupación de mi papá es generar espacios para confluir en un camino alternativo”, aseveró y destacó “las ganas que tiene de trabajar en pos de esto”, aunque aclaró que “si esto termina en una candidatura, lo tendrá que decidir él”.

En este contexto el diputado expresó su intención de incorporar al proyecto a “sectores del socialismo, del desarrollismo, del GEN y que podamos mostrarle al 40% de la población que no quiere ni a Macri ni a Cristina que hay otro proyecto”.

“Me parece que el Gobierno está pensando en una especulación electoral y no esta pensando el día después, si es reelecto”, dijo Lavagna, que consideró que también “muchos sectores” de la oposición “están viendo la política chiquita y no están pensando el día de mañana, cómo sentarse y buscar los consensos” para gobernar el próximo período.

Marco Lavagna opinó que en los últimos meses de este año habrá indicadores económicos positivos, pero “para la vida cotidiana seguirá siendo un año malo, aunque probablemente un poco más tranquilo” que 2018.