Politica

Lousteau coquetea con ser candidato a presidente y tensa Cambi

Así lo manifestó en una extensa entrevista brindada al sitio Infobae, en el fin de semana.

El líder de Evolución Martín Lousteau comenzó el año a las corridas y ya empieza a posicionarse en el escenario político de cara a las próximas elecciones. Aunque insiste en que no hay que apresurarse, el exembajador de Argentina en los Estados Unidos provocó al presidente y dijo que podría ir a una interna con Mauricio Macri, si es que Cambiemos se lo permite.

“Yo veo mucho apuro. Entramos en la vorágine de un año electoral después de un muy mal año desde el punto de vista político, económico y social. A mi me parece que en lugar de estar discutiendo las candidaturas deberíamos estar mucho más centrados en discutir qué es lo que le pasa a la Argentina y por qué repite problemas», dijo Lousteau en una entrevista con Infobae.

«La Argentina es un país que tiene la tendencia a caer en los mismos problemas de hace mucho tiempo, problemas que otros países ya han resuelto. Y eso tiene que ver con un mal diagnóstico. En la Argentina seguimos teniendo inflación alta, endeudamiento, vaivenes con el dólar, falta de crecimiento, aumento de la pobreza, aumento de la desigualdad. Evidentemente hay un problema de diagnóstico. Entonces a mi me parece que lo principal es diagnosticar y ofrecerle a la sociedad una alternativa. Y después las candidaturas para mi importan mucho menos”, señaló Lousteu cuando se le preguntó si iba a ser candidato a Presidente o a Jefe de Gobierno y agregó que no descarta ninguna de las dos opciones.

«En nuestro espacio no hemos decidido absolutamente nada. Lo único que sí sabemos desde hace mucho tiempo es que participamos en la discusión pública. Y que en todos aquellos temas que nos parece que son importantes para la sociedad tenemos opinión, tenemos diagnóstico, tenemos propuestas, sea el sistema previsional, sean las tarifas de servicios públicos, sea la interrupción voluntaria del embarazo, sea el manejo de la crisis económica».

«En materia de educación pública, en materia de seguridad en la Ciudad. En materia de cosas que no nos gustan que pasen como que siga aumentando el volumen de juego que existe en Argentina. Esto a veces a algunos espacios les gusta y a otros no, lo que nosotros no vamos a hacer es ceder esa identidad. ¿Qué es ceder esa identidad? Es no hablar de las cosas que a nosotros nos interesa que pasen en la Argentina. Es callarse la boca frente a dilemas, problemas que requieren una solución. Eso no lo vamos a hacer nunca. Entonces nosotros no estamos en Cambiemos porque nunca nos han permitido estas discusiones adentro. Si Cambiemos se amplía nosotros vamos a dar estas discusiones».

«Si Cambiemos no se amplía nosotros vamos a seguir dando estas discusiones. Porque son las discusiones que nos parece que valen la pena. Hay una película que vi hace mucho tiempo en la que creo Michael Douglas hace del presidente americano y su jefe de gabinete es Martin Sheen. Y en un momento Michael Douglas tiene miedo y Martin Sheen le dice: ‘¿Así que solo vas a dar las peleas que podés ganar? Uno no da las peleas que puede ganar, da las peleas que vale la pena dar’. Y nosotros estamos ahí».

Sobre la posibilidad de ir a una interna con Macri el también ex ministro de economía kirchnerista señaló que  “No sé cuál sería la respuesta de Cambiemos. En mi experiencia hasta ahora siempre se ha negado a dejarnos participar de una interna. Nosotros participamos en un espacio el año 2013 que salió segundo en la Ciudad que casi gana la lista de Diputados, se llamaba UNEN. Cuando terminó UNEN yo siempre pensé que UNEN y el Pro tenían que ir a una primaria para hacer un contrapeso al populismo. En ese momento en UNEN estaba el socialismo con Binner, Stolbizer, Carrió, Solanas, después se sumaron para hacerlo a nivel nacional Cobos, Sanz».

«Yo creía que nosotros teníamos que hacer una primaria. Yo creo que eso le hubiera dado mucha más estabilidad, mucha más riqueza conceptual, más posibilidades de transformar la Argentina, y no pasó. En el 2015 manipularon la fecha en la Ciudad con tanta anticipación para que nuestro espacio no pudiera dar esas discusiones adentro de lo que después iba a ser Cambiemos. En el año 2017 pedimos primarias en Cambiemos porque pensamos distinto que el PRO y tampoco nos las dieron».

«Yo hasta ahora me remito al pasado. Pero lo que no pueden hacer los partidos políticos que conforman una coalición es pedir permiso. Es decir, si hay suficientes radicales, de la misma manera que si hubiera suficiente consenso o convicción en la Coalición Cívica de que representan o intentan representar algo distinto al PRO dentro de una coalición, deberían competir. Porque insisto, las coaliciones exitosas compiten por el apoyo popular en las elecciones y después se sientan con las fuerzas relativas que emergen de esas elecciones a discutir cómo se arma la política pública”.

Y reiteró que el Pro no es muy proclive a que haya internas en Cambiemos. “Hasta ahora como he dicho el Pro no se ha mostrado muy proclive a eso no solo en la Ciudad de Buenos Aires, no lo ha hecho en Santa Fe, tiene esta discusión en Córdoba. Hay un montón de distritos donde aparentemente no le gusta mucho la competencia. Yo soy un ferviente defensor de las PASO porque creo que es la manera de abrir los partidos, acercar a la gente a distintas candidaturas, que haya más posibilidades. En lugar de que te vengan con el menú fijo entrar a la cocina y armar el menú. De hecho no tendríamos el gobierno que tenemos si no hubiera habido PASO. Cambiemos no podría haber sido gobierno sin las PASO. Entonces yo siempre creo eso. Y creo dos cosas adicionalmente: que en una coalición más allá de los gustos deben existir reglas de competencia. Y que nadie le puede decir al otro en una coalición no se compite, porque esa no es la naturaleza de una coalición”, señaló.