Politica

Legislatura: con críticas a su carácter «limitado», se aprobó un «alivio» para comercios no esenciales

Se aprobó un paquete de medidas de ayuda para comercios de la Ciudad que hayan sido declarados como no esenciales durante el aislamiento social.

La Legislatura porteña aprobó un paquete de medidas de ayuda para comercios de la Ciudad que hayan sido declarados como no esenciales durante el aislamiento social, entre las que se destaca una condonación de dos meses del pago del ABL, inmobiliario y del gravamen por uso y ocupación del Espacio Público.

En el marco de una extensa sesión que se inició pasadas las 11 de la mañana y que se extendía más allá de las 19, se aprobó la iniciativa presentada por el Ejecutivo por una amplia mayoría, aunque muchos sectores que la acompañaron fueron críticos por su carácter «limitado», «tardío» e incluso «falto de creatividad».

Los 54 votos positivos fueron aportados por los diputados del Vamos Juntos, UCR-Evolución, GEN, Partido Socialista, Consenso Federal y Frente de Todos, mientras que votaron en contra los 3 diputados que integran los bloques del Frente de Izquierda y se abstuvo la representante de Autodeterminación y Libertad.

Según señaló el presidente de la comisión de Presupuesto, Claudio Romero (Vamos Juntos) tiene un costo fiscal aproximado de 600 millones de pesos.

Romero comentó que los esfuerzos que realiza la Ciudad son «importantes» si se tiene en cuenta la baja en la recaudación y la disposición de la mayoría de los recursos para la atención de la emergencia sanitaria y social derivada de la pandemia.

Además, fue crítico con algunos proyectos «ambiciosos» presentados por la oposición y, sin mencionar a cuál se refería, comentó que existe uno que tiene un costo estimado de 109 mil millones de pesos, mucho más que los 73 mil millones destinados al área de Salud.

Manuel Socias (Frente de Todos) explicó que el acompañamiento por parte de su bloque se dio por que «es mejor tarde que nunca» pero que este tipo de medidas debieran haberse tratado «hace 3 o 4 meses».

«Llega tarde y a destiempo. Hay que señalar su falta de contacto con la realidad. ¿Alguien puede creer que eximir dos cuotas del ABL significa un alivio a comercios que están cerrados hace 4 meses y que ya no lo están pagando? Si un comerciante tienen algo lo destina a pagar a sus empleados, a sus proveedores, a pagar el alquiler», dijo el diputado.

Además señaló que, al tratarse de ABL, las condonaciones propuestas son «muy marginales en la estructura de costos» de los comerciante.

«Falta creatividad», disparó Socías y señaló como ejemplo medidas tomadas por otras jurisdicciones cómo Neuquén y La Rioja para asistir a los comerciantes a través de bonos y descuentos en el pago de Ingresos Brutos.

Romero pareció contestar a esas objeciones al afirmar que «se compara a la Ciudad con provincias que tienen regalías» y que de los Aportes del Tesoro (ATN) sólo se recibió el 4 por ciento mientras que la provincia de Buenos Aires obtuvo el 52%.

Por su parte, Juan Nosiglia (UCR-Evolución) reiteró que se trata de una «iniciativa bien enfocada en los sectores que hoy están más comprometidos como son el comercio, la gastronomía y la hotelería, pymes, que no desarrollan actividades esenciales y que generan el 70% del empleo registrado del sector privado»

«Claro que no es una solución definitiva a la crisis que atraviesa el sector pero llega en el momento en que muchos están decidiendo si seguir cuando se abra la cuarentena o bajar la persiana. El Estado no puede dejar caer más pymes y el Gobierno nacional, con la espalda y los recursos de la emisión, debe financiar más programas de protección y estímulo», reclamó.

Sergio Abrevaya (GEN) también votó a favor de las medidas que consideró como un «alivio» para negocios quebrados o «que están por quebrar» pero también pidió «avanzar con otros proyectos» de ayuda a sectores cómo los monotributistas.

Por su parte, Gabriel Solano (Partido Obrero-FIT) consideró que se trata de una ley «invotable» ya que «lo que se propone es nada» para quienes más lo necesitan y «pero que es un beneficio enorme» para las grandes empresas.

La norma deja «sin efecto la obligación de pago» del Impuesto Inmobiliario, ocupación de espacio público y ABL de los meses junio y julio de 2020 a los locales comerciales no esenciales, pero se aclara que también podrán gozar del mismo derecho los locales gastronómicos, hotelería, alojamiento, pensiones, geriátricos, albergues transitorios o moteles.