Politica

Larreta logró que sea más fácil vender los inmuebles del Estado

Sólo con los votos de Vamos Juntos, el jefe de gobierno porteño logró modificar y facilitar el mecanismo de venta de inmuebles del Estado porteño.

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ha hecho uso y abuso de la mayoría legislativa (el bloque Vamos Juntos cuenta con 34 diputados porteños) y ha sancionado, durante su primera gestión al frente de la Ciudad, un número importantes de leyes, que directa o indirectamente están relacionadas a la venta de tierras públicas y a las autorizaciones de llevar adelante emprendimientos inmobiliarios a lo largo y ancho de la Capital Federal.

Pero esta vez, fue por más y logró que sus discípulos voten a favor de una ley para ara modificar y facilitar el mecanismo de venta de inmuebles del Estado porteño que le permitirá al Ejecutivo mayor discrecionalidad a la hora de vender tierras públicas, y que podría favorecer el negocio inmobiliario en el territorio porteño.

La nueva norma habilita la flexibilización de las condiciones de pago para los privados que se hacen de las tierras y permite que cada organismo de la administración porteña establezca su propia modalidad de venta, que hasta hoy era obligatoriamente vía subasta del Banco Ciudad, y se podrá hacer hasta por venta directa. Además, con la modificación de la Ley de Contrataciones, ya no es obligatorio que la enajenación de tierras e inmuebles del Estado deban pasar por la Legislatura, donde son necesarios los dos tercios de los votos para hacerlo.

Su ámbito de aplicación será todo el sector público, incluyendo la Administración Central, entes descentralizados, entidades autárquicas y cualquier otra que pudiera depender del Poder Ejecutivo y las Comunas; más los poderes Legislativo y Judicial; los órganos de la Constitución local; empresas y sociedades del Estado, sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria, sociedades de economía mixta y otras donde la CABA tenga mayoría de capital o de decisiones.

Los únicos exceptuados son el Instituto de Vivienda de la Ciudad y la Corporación Buenos Aires Sur S.E., por la índole de sus funciones.

El régimen creado fija los principios generales (de libre competencia, concurrencia e igualdad, de legalidad, publicidad y difusión, transparencia, razonabilidad, eficiencia y uso de tecnología para permitir la participación real de la comunidad). Luego, el nuevo reglamento especifica y detalla las normas de procedimiento «desde el inicio de las actuaciones y hasta la finalización».

Para la venta de inmuebles públicos, la repartición enajenante deberá establecer alguna de las siguientes modalidades: subasta pública; licitación pública; concurso público; disposición directa; venta con prioridad de compra.

«Por regla general, el procedimiento aplicable será el de subasta pública. La elección de otro procedimiento deberá estar debidamente fundada, ponderándose las características del bien inmueble, el monto estimado de la operación, las condiciones de comercialización y el interés público que represente la operación», ordena la ley.