Politica

Larreta juega al ajedrez y busca preservar la jefatura de CABA para un aliado

El jefe de Gobierno no define y deja especular. Vidal, Miguel, Bullrich, los nombres que suenan para sucederlo.

Aunque nadie lo reconozca, en Juntos por el Cambio de la Ciudad, todos mueven sus fichas en un sofisticado tablero de ajedrez, cuando faltan poco más de 6 meses para el cierre de alianzas, y listas.

Quien nunca dejó de tener claro su horizonte es Horacio Rodríguez Larreta, quien apunta sus cañones a la Casa Rosada y ya nadie lo oculta. Sin embargo, tiene un primer escollo: las elecciones de medio término.

Con la pandemia y la gestión, creció en el sector que conduce Larreta la figura del actual jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel quien se hizo fuerte y tomó protagonismo, a pesar de su perfil bajo. Es por eso que hay quienes especulan que Miguel, podría ser el próximo sucesor. Pero para ello, deberá competir en el año próximo e instalar su figura, que por ahora es poco conocida. La jugada dejaría debilitada la gestión actual de Larreta, que de alguna manera fue delegando en Miguel en pos de construir su camino hacia 2023.

Así las cosas, el escenario es más complejo si se le suma que María Eugenia Vidal deshoja la margarita sobre su futuro político, y nadie descarta que pueda competir en CABA. De hecho, en el territorio bonaerense, en el PRO sostienen que “Mariu” no quiere volver a competir en provincia al tiempo que los intendentes buscan tabicar el arribo de Diego Santilli.

Pero la ecuación no termina ahí. A lo mencionado, hay que agregarle a Martín Losuteau, quien al competir el año pasado en la misma lista que Larreta, creyó allanado su camino hacia la sede de Uspallata.

En el PRO hacen cuentas, y nadie quiere resignar la jefatura de Gobierno, es por eso que no le dejarán a Lousteau el camino despejado. En ese equilibrio de variables, Vidal sería un buen puntal para obturar las aspiraciones del hoy senador por CABA, y máximo confrontador de CFK en la Cámara Alta.

Todo esto, sin mencionar al ala dura del PRO. Es decir, a Patricia Bullrich, quien además de encabezar el partido a nivel nacional, es vocera del ala que representa Mauricio Macri, tiene los posicionamiento más duros respecto del Gobierno Nacional, y no tiene cargo dese la derrota de Cambiemos en 2019.

Bullrich ya ha sido diputada por CABA, y para Larreta es imprescindible sumar a todas las facciones e la coalición, sabiendo que nadie sobre si se quiere ganar la presidencia.

Larreta ha insistido en más de una ocasión que el espacio hay que ampliarlo “hacia el centro”, pero claro, todo ello sin perjuicio del caudal de votos que el sector más refractario a Cristina y al kirchnerismo, le podría aportar a la coalición a la que con sigilo, y apoyado en la gestión y lejos de los cruces mediáticos, Larreta pretende liderar.