Politica

Larreta dijo que los K tienen “escondida” a CFK y se burló de Kicillof

«Tenemos que encarar la campaña asumiendo que estamos palo a palo”, dijo el jefe de Gobierno.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dio un discurso en modo anti-k furioso.En el plenario de Juntos por el Cambio en Parque Norte, acusó al kirchnerismo de «cagarse a tiros», afirmó que tienen a Cristina Kirchner «escondida» y se burló de Axel Kicillof por el spot de campaña en el que se lo ve comprando naranjas. «Tenemos que encarar la campaña asumiendo que estamos palo a palo, pero también con el optimismo de que tenemos el mejor equipo de campaña”, planteó.

«Estoy listo para gobernar cuatro años más», dijo –según consignó Perfil- y apuntó de lleno contra el kirchnerismo. «Del otro lado muestran la hilacha, muestran lo que son, ni siquiera es que cometen errores. Tomemos las últimas 48 horas nomás: hace un rato se cagaron a tiros dos facciones de ellos en un frigorífico de San Miguel, ayer nos vinieron a patotear estos neokirchneristas que querían poner a las trompadas una carpa en el medio del Obelisco y lastimaron a un policía». No mencionó a las dos personas en situación de calle que habían ido a buscar comida y terminaron detenidas en el marco del operativo represivo.

«Aparece otro sindicalista patotero amenazando a una de las empresas más modernas (en referencia a Mercado Libre), más pujantes y que más ha crecido en la Argentina», dijo además en relación al dirigente a los dichos del titular de La Bancaria, Sergio Palazzo, sobre la necesidad de encuadrar en su gremio a trabajadores de empresas tecnológicas con actividades financieras.

Apuntó también contra el candidato a gobernador por el Frente de Todos: «Lo tenemos, en una patética imagen, a Kicillof comprando naranjas en San Pedro mostrando su amor histórico por la provincia. Y ni hablar que todavía la tienen escondida a ella». A tono con el discurso de Macri y Vidal, Larreta planteó: «O consolidamos un proceso de cambio hacia un país que respete a las instituciones, a un país normal en el que se valoren los esfuerzos; o volvemos a lo peor del populismo, la corrupción, la mentira y el autoritarismo. Depende de nosotros», sostuvo. «Tenemos que ser conscientes de que es, probablemente, la elección más importante desde la vuelta de la democracia. Nos jugamos el país que vamos a tener los próximos 20, 30 o 50 años», lanzó.

En medio de un discurso que apuntó a denostar a sus contrincantes, admitió: «Tenemos que partir de reconocer que hay gente a la que le cuesta llegar a fin de mes”.