Politica

La venta ambulante creció el 252% en la Ciudad de Buenos Aires

La Cámara Argentina de Comercio (CAC) publicó esta semana un informe sobre el estado de los comercios en las plazas, estaciones y calles.

La Cámara Argentina de Comercio (CAC) publicó esta semana un informe sobre el estado de la venta ambulante en la Ciudad de Buenos Aires. Allí subrayan que existen, al menos, 535 locales no habilitados en plazas, estaciones y calles. Esto representa un incremento de 252 por ciento en comparación a enero de 2018.

Según el informe, realizado del 2 al 31 de enero, se observaron 322 puestos individuales en calles, avenidas y peatonales. En términos interanuales significa una suba de 215,7 por ciento, mientras que en estaciones y plazas el incremento es de 326 por ciento en relación a enero de 2018. Es decir, que en estos lugares se relevaron 213 puestos.

Los focos de venta por rubro se dan de la siguiente manera: En la estación Constitución está el mayor número de comercialización de alimentos y bebidas (que tuvo una participación de 40,4 por ciento en este tipo de locaciones), indumentaria y calzado; y artículos domésticos. En tanto, la estación Retiro concentró los rubros óptica, fotografía, reloj y joyería; y juguetería y esparcimiento. Asimismo, Plaza de Mayo se posicionó como el principal comercializador del rubro artesanías; a la vez que Estación Lacroze concentró viveros y florerías.

Dentro de las calles, avenidas y peatonales, la zona Once se ubicó, en enero, como el principal centro de comercialización del rubro indumentaria y calzado (que tuvo una incidencia de 32,9%). Por su parte, la calle Perú concentró los rubros artesanías y librerías, mientras que la avenida Rivadavia se destacó en los rubros alimentos y bebidas, artículos domésticos; y juguetería y esparcimiento.

En diálogo con Tiempo Argentino, desde el Sindicato de Vendedores Libres señalaron que el crecimiento de manteros, de vendedores ambulantes y la economía informal en las plazas, “se explica como la consecuencia de la política económica del Gobierno que generó muchísima desocupación”. Y agregaron: “La venta callejera es un sector muy dinámico, lo cual es difícil medir cuántas personas trabajan de eso. Sin embargo, nosotros, en la Ciudad, calculamos más de 10.000 personas viviendo de eso”.

Además, desde el organismo de los trabajadores de la vía pública denunciaron que existe un clima de permanente tensión entre los vendedores y las fuerzas de seguridad.