La campaña de educación sexual en la Villa Olímpica, con folletos, charlas y entrega de preservativos

Los 4.000 atletas de 15 a 18 años pueden retirar gratis en dispensers los métodos anticonceptivos y de prevención de enfermedades de transmisión sexual.

En los Juegos Olímpicos de la Juventud, se vive y se educa con deporte. Alrededor de 4.000 atletas de todas las nacionalidades conviven y compiten diariamente por la gloria deportiva. Pero al mismo tiempo confraternizan con pares de diferentes nacionalidades y culturas, lo que los enriquece para la vida cotidiana y futura.

Por eso es que además de la educación deportiva que tienen durante el transcurso de Buenos Aires 2018, el Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Organizador de esta tercera edición lanzaron un programa de educación sexual entre los jóvenes.

Según pudo averiguar Clarín, en la Villa Olímpica todos los deportistas tienen acceso a 144.000 preservativos que se distribuyeron en dispensers dispuestos en cada uno de los edificios ocupados por los atletas. Claro que no todo queda sólo en permitirles el acceso gratuito a ese método anticonceptivo y de prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Junto a los preservativos, los deportistas pueden llevarse diversos folletos de educación sexual sobre cómo cuidarse a la hora de mantener relaciones y sobre el correcto uso de los condones.

“Juega seguro”, “Play it safe” y “Joue en toute securité”. En castellano, en inglés o en francés, el mensaje llega a los atletas. “¿Sabías que los y las adolescentes y jóvenes tenemos derechos sexuales y reproductivos? Los derechos sexuales y reproductivos son derechos humanos y es importante ejercerlos cuidadosamente y con respeto y uno mismo hacia los demás”, explica una cara del papel impreso con los colores y el logo de Buenos Aires 2018.

“Los y las adolescentes tenemos derechos a: recibir información sobre salud sexual y reproductiva; tener una vida sexual placentera y saludable, libre de infecciones de transmisión sexual y VIH, sin que ocurran embarazos no planeados, sin violencia ni discriminación; preguntar y encontrar respuestas , saber cómo cuidarnos y qué método anticonceptivo usar; ser tratada y tratado con respeto y cuidado”, se lee en otro sector del folleto.

Gracias a esta disposición del COI y del Comité Organizador, los chicos y las chicas recibirán la educación sexual que deseen, que además estará acompañada por cursos y diversas charlas sobre el tema, priorizando la salud y el cuidado de todos los adolescentes presentes.

Como parte de esta campaña de educación sexual responsable, todos los atletas tienen acceso a una persona anónima con quien pueden denunciar si sufrieron algún abuso o si escucharon o vieron algún abuso dentro de la Villa Olímpica. Y se puso a disposición de los chicos un clima de contención para aquellos que hayan sufrido algún tipo de abuso en sus hogares u otro lugar externo y quieran denunciarlo dentro de la Villa.

Y para fomentar la convivencia sin problemas de ningún tipo y la seguridad de los alojados, ningún deportista o entrenador podrá ingresar con bebidas u otro tipo de objetos “antideportivos” a la Villa, para evitar interrumpir la tranquilidad del lugar. Todo esto para mantener el clima de competencia y espíritu olímpico.

El deporte educa a través de la enseñanza de valores. Que los Juegos Olímpicos de la Juventud sean un lugar para charlar de educación sexual también es motivo de orgullo.