Sociedad

Caso Pérez Volpin: el endoscopista juró que no sabe lo que pasó

«Juro por Dios que no sé qué pasó», dijo entre lágrimas. Además, indicó que el hecho fue un antes y un después en su carrera proesional: “Todos los días me levanto abatido, lamento mucho lo que pasó”.

Hoy comenzó una nueva audiencia en el juicio por la muerte de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin, quien falleció cuando se hizo una endoscopía de rutina en la clínica La Trinidad. Hoy es un día clave ya que declaró el endoscopista Diego Bialolenkier, quien realizó el estudio, y aseguró que no sabe lo que pasó.

«Estoy bajo tratamiento, los primeros meses estuve con una cuestión fóbica, evitaba ver la tele. Esto fue un antes y un después en mi vida profesional, me trajo problemas, estoy sin trabajar», comenzó a relatar el médico acusado de homicidio culposo.

Sobre los hechs ocurridos el 6 de febrero de 2018 en un quirófano del Sanatorio de la Trinidad de Palermo, dijo: «Quiero manifestar que yo también estoy muy dolido por esto que pasó, me cambió la vida totalmente. Tengo una familia, esta exposición tan pública en la que se dijeron tantas barbaridades, tengo muy claro cuáles son mis conceptos en relación a la medicina, la relación médico-paciente. Jamás pensé en hacerle algo a un paciente. Estas cosas catastróficas que ocurren uno no las espera».

Sobre el equipo en cuestión que se utilizó, Bialolenkier explicó: «Yo voy a tratar de explicar lo que pasó ese día, y quiero mostrarles que el endoscopio es un elemento totalmente inofensivo». Y agregó: «Tengo aproximadamente 5 mil estudios hechos, fui jefe de residentes, no puedo creer que esto haya pasado, no puedo imaginar. Todas las mañanas me levanto abatido, y lamento mucho todo lo que le pasó a mi paciente, porque era mi paciente».

«Quiero demostrar que el endoscopio es totalmente inofensivo», dijo, y anticipó que hará una presentación para demostrarlo. Tal como habían adelantado su abogado -y sus peritos de parte- Bialolenkier sostiene que no hay forma de que el endoscopio haya producido la lesión mortal del esófago. Y así se separa de la herida que el Cuerpo Médico Forense determinó como mortal .

En ese sentido, dijo: «No puedo creer que puedan pensar que se puede hacer una endoscopia con un equipo que no anda, si no funciona, el estudio no se hace «. Y aludió a que la punta del endoscopio no es cortopunzante sino roma. «Juro por Dios que no sé qué pasó», agregó entre lágrimas.