Politica

En caso de unificación, nadie sabe cómo se define si hay doble balotaje

Es una situación que no registra antecedente.

La unificación de las elecciones de la Ciudad de Buenos Aires con la presidencial generó un efecto inesperado: nadie sabe -con certeza- cómo se debería dirimir en caso de un balotaje simultáneoentre Nación y la Capital Federal, previsto para el 24 de noviembre.

En principio, como el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, decidió adherir al calendario electoral nacional, la elección en la Ciudad volverá a realizarse con la tradicional boleta papel y se dejará de lado la Boleta Única Electrónica que se había implementado en 2015, cuando se eligió al sucesor de Mauricio Macri.

Fue la prueba de ensayo a la que recurrió el PRO para tratar, ya con Macri en la Presidencia, de dejar atrás el sistema de la boleta papel a nivel nacional. Sin embargo, el Gobierno no logró apoyo opositor en el Congreso y tras un debate intenso, en el que especialistas de distintos sectores cuestionaron la seguridad del sistema de voto electrónico, la reforma electoral quedó estancada. Así, en 2017, para las Legislativas, el oficialismo porteño impulsó la suspensión provisoria de la forma de sufragio con boleta electrónica.

Ahora, con la unificación, la situación es similar. Con el condimento extra que, como siempre -desde que se votó en la Ciudad por primera vez. en 1996- fueron desdobladas, no existe un antecedente de un balotaje simultáneo en Nación y Ciudad. ¿Cómo se define, en ese caso? ¿Las boletas van pegadas o por separado? Las opiniones son diversas. Funcionarios nacionales y porteños se encuentran en plena deliberación.

El debate, incluso, también es motivo de inquietud de distintos especialistas consultados por este diario. Nadie se anima a arriesgar una postura pública ante una situación que no se dio nunca y, por lo tanto, no tiene antecedente.

Si se trata de un mismo frente electoral el que llega a ambos balotajes, como puede darse ser el caso de Cambiemos, con las eventuales fórmulas encabezadas por Macri, para Presidente; y Larreta, como jefe de Gobierno porteño; los especialistas señalan que tiene «el derecho» de pegar la boleta. 

Pero hay quienes dicen que esto podría ser objetado si en ese balotaje compite contra un frente en la nacional y otro a nivel local. Según ese razonamiento, cualquiera de los dos competidores podría argumentar que no se encuentra en igualdad de condiciones. «La Justicia Electoral decidiría que todas las boletas vayan por separado», arriesga un especialista en temas electorales, ante la consulta de este diario.

Una (otra) particularidad: ni siquiera las reglas para llegar a una segunda vuelta son iguales. A nivel nacional, basta con sacar el 45% de los votos o el 40% y una diferencia de más de 10 puntos para ganar en primera vuelta. En la Ciudad, en cambio, hay que alcanzar el 50%.