Politica

El gobierno le extenderá la concesión a AUSA por 20 años más y adecuará sus tarifas

El presidente de la AUSA, Carlos María Frugoni, que administra las autopistas de la Ciudad expuso en la Legislatura, las modificaciones que sufrirá la empresa.

La Jefatura de Gobierno porteño presentó en la Legislatura un proyecto de ley para actualizar la norma que creó Autopistas Urbanas S.A. (AUSA), a fin de incorporar el Paseo del Bajo a su red vial, prorrogar la concesión a esa empresa por 20 años más y permitir la adecuación de las tarifas por diversas variables.

En el marco de esa iniciativa, el presidente de AUSA, Carlos María Frugoni, expuso los planes de la empresa ante los diputados porteños, en una reunión conjunta de las comisiones legislativas de Presupuesto, Hacienda, Política Tributaria y Administración Financiera, que preside Paula Villalba, y de Obras y Servicios Públicos, presidida por Gastón Blanchetiere. Asistieron funcionarios del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte.

Frugoni explicó que las tareas del Paseo del Bajo están actualmente en un 60 por ciento de ejecución y que esa nueva vía rápida se prevé inaugurar el 30 de abril de 2019. También detalló el estado de las obras de los tres viaductos ferroviarios, la concresión desde 2008 de 28 pasos bajo nivel y un puente y auguró que “en 2023 no habrá más cruces a nivel”, según lo planificado (queda más de un centenar).

También se destacó la futura aplicación del sistema de pase dinámico, sin barreras ni cabinas de peajes (“free flow”), con el objetivo de evitar accidentes, automatizar el cobro, evitar el ensanche de trazas y embudos de tránsito y dar fluidez al paso de los vehículos. Los empleados que quedarían sin tareas por la eliminación de las casillas de pago de peajes serán reasignados a otras funciones dentro de la empresa, según ya se acordó mediante convenios con los sindicatos afines.

El nuevo método permitirá cobrar peaje por tramos, por kilómetros recorridos, según horarios, en base a la captación electrónica de la chapa patente y otros detalles del automotor. Esto permitirá diversas formas de pago y la utilización de aplicaciones web y de telefonía móvil.

El funcionario de AUSA explicó que para llevar adelante todo el plan de obras previstos es necesario obtener créditos de organismos multilaterales de crédito (como el Banco Interamericano de Desarrollo – BID), que se permitan las adecuaciones tarifarias pertinantes y la prolongación de la concesión de obras y servicios por 20 años más.

El proyecto gubernamental propone modificar la ley 3060 (de creación de AUSA SA) para que diga: “Extiéndase por 20 años el plazo de concesión de obra pública de la Red de Autopistas y Vías Interconectadas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Puentes de conexión física con la Provincia de Buenos Aires (…) a la empresa Autopistas Urbanas S.A., venciendo ésta el día 23 de septiembre de 2049”. (Actualmente el vencimiento es ese día de 2029.)

Otro de los artículos proyectados es para determinar que “el cuadro tarifario de peaje aplicable a la concesión es fijado por el Poder Ejecutivo, teniendo en cuenta el plan de obras asignado a AUSA por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, horarios, flujo de tránsito, estacionalidad, condiciones económico-financieras y condiciones generales del desenvolvimiento de la red vial de la Ciudad”.

El anexo a la norma en tratamiento,  a su vez, detalla cuáles son las vías de tránsito involucradas, con inclusiones y adecuaciones según los cambios producidos.