Politica

El coronavirus se cobra la vida de una joven militante social en la villa 1-11-14

Se trata de Rossio Roxana Choque, militante de la agrupación Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), vecina del barrio Padre Ricciardelli

La primera muerte que azotó al barrio fue la de Carmen Canaviri de 56 años, coordinadora de un merendero de Barrios de Pie en el Barrio. Ahora, el virus invisible se cobró la vida de  Rossio Roxana Choque de 38 años y 3 hijos. La joven se había acercado a un comedor barrial en la villa 1-11-14 porque no tenía para comer y comenzó a ayudar como cocinera voluntaria. Los vecinos denuncian que los hospitales y centros de salud están colapsados en el barrio.

“Ella era boliviana y nunca pudo concretar el trámite para tener la residencia permanente en el país, entonces no podía acceder a ninguno de los beneficios sociales. Se acercó a pedir un plato de comida para llevar a la casa, y ahí empezó a participar”, contó Ana Gamorro, vecina del barrio e integrante del FOL.

Los vecinos relatan que la situación crítica del barrio se recrudeció con la pandemia: el hacinamiento, las viviendas precarias, la falta de trabajo e ingresos, la falta de comida y elementos de higiene y protección que los prevengan del Covid-19, son algunas de las problemáticas a las que le hacen frente en lo cotidiano.

También se suma que los hospitales del barrio, como el Piñero y los centros de salud, comienzan a estar saturados y no dan abasto para atender a todos los que llegan. Esto vienen anunciando sus trabajadores/as hace semanas, reclamando más insumos y recursos para evitar el colapso.

Por eso el FOL llevó a cabo una segunda jornada de ollas populares y reclamos en los barrios populares, exigiendo un “fondo de emergencia urgente” para atender la situación en las villas.