Politica

Desratizaron una escuela y los docentes y alumnos se intoxicaron con el veneno

Dolor de cabeza, picazón en ojos y nariz y náuseas fueron algunos de los síntomas que sufrieron trabajadores y alumnos en la escuela de Caballito.

Después de seis días sin clases por desratización, la Escuela de Comercio 19 de Caballito abrió sus puertas ayer. Pero durante el turno mañana la gente se empezó a descomponer. A tal punto, que seis personas tuvieron que ser trasladadas por el SAME al Hospital Durand. Ante los cuadros de intoxicación por contacto con veneno para ratas, el colegio fue evacuado y se suspendieron las clases del turno tarde.

“Cuando llegamos a la escuela, hubo gente que se empezó a descomponer: dolor de cabeza, picazón en los ojos y en la nariz, ganas de vomitar”, contaron los docentes, según consignó Página 12. La empresa desratizadora aseguró que los productos utilizados “se aplicaron 20 horas antes del ingreso de alumnos” y los bomberos indicaron que no se encontraron sustancias que pongan la escuela en “condición de emergencia”, pero hasta el rector admitió sentirse “mal”.

Este jueves los docentes tenían pautado reunirse a primera hora para pedir que un “organismo responsable” certifique por escrito “que la escuela está en condiciones”.

La invasión de ratas en el Comercial 19 comenzó en febrero y el problema se incrementó en mayo, cuando aparecieron una rata muerta y varios roedores por los pasillos. El 2 de julio, tras varias semanas de limpiezas superficiales, el Gobierno de la Ciudad admitió la gravedad del problema y ordenó la suspensión de clases desde el 3 al 9 de julio para llevar a cabo una desratización profunda. Las clases también fueron suspendidas en el Liceo 2 y el Normal 4, que comparten el edificio lindero a Parque Rivadavia. Las comunidades educativas de las tres escuelas habían hecho semaforazos y otras medidas de denuncia.

La empresa de fumigaciones aseguró que los productos utilizados (deltametrina y cipermetrina) “están aprobados por ANMAT” y se aplicaron “20 horas antes” del ingreso de los alumnos a la escuela. “Lo pusimos el día martes a las 11 de la mañana. Técnicamente, a las 3 o 4 horas ya se puede pasar”, dijo ese medio Miguel Baroni, encargado de Samar Fumigaciones.

“Una vez más, la escuela pública tiene que cerrar sus puertas para evitar una tragedia, no sólo por el accionar negligente por parte de la empresa fumigadora, sino por la falta de responsabilidad por parte del Ministerio de Educación de la Ciudad al no haber realizado eficientemente los controles que corresponden”, señalaron desde la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE). Y agregaron: “Le exigimos al Gobierno porteño que deje de lado la campaña electoral y se ocupe de garantizar las condiciones dignas de enseñar y aprender en todas las escuelas porteñas”.

Deja un comentario