Sociedad

Denuncian desfinanciamiento en el maternal del Garrahan

“No están permitiendo el ingreso de lactantes al jardín mapaternal. Las autoridades han hecho modificaciones al reglamento del personal con la finalidad de desfinanciar», dicen los trabajadores.

Los jardines de infantes que funcionan en hospitales en la Ciudad de Buenos Aires siguen en estado de alerta. Tras la batalla de la comunidad educativa del jardín que funciona en el Ramos Mejía contra el cierre del lactario, ahora corre riesgo el mapaternal del hospital Garrahan. Denuncian desfinanciamiento e interrupción del ingreso de lactantes.

Trabajadoras y trabajadores del hospital emitieron un comunicado para dar a conocer que se encuentran en estado de en alerta y movilización porque “no están permitiendo el ingreso de lactantes al jardín mapaternal. Las autoridades han hecho modificaciones al reglamento del personal con la finalidad desfinanciar y posteriormente restringir el acceso de niños”.

“Hace más de 2 años que se prometen obras de ampliación del Jardín ‘Quiero mimos’. Han demostrado falta de empatía, un desinterés total sobre la problemática y menos intención de revertirla”, alertaron. Y remarcaron que las familias y bebés en período de lactancia que no cuentan con familiares o adultos de confianza para su cuidado no pueden quedar a la deriva. “Muchas madres que se enfrentan a esta problemática están atravesando complicaciones en sus embarazos producto del estrés”, afirmaron en el comunicado.

En este sentido, destacaron que el personal del hospital se desempeña en horarios que van desde las 7 hasta las 21, en los que no hay guarderías abiertas; tampoco hay jardines maternales cercanos al hospital para garantizar la lactancia materna hasta los seis meses, como se recomienda.

“El jardín fue donado por una familia en agradecimiento a nuestra labor y las autoridades de la gestión anterior y de la actual se comprometieron a ampliarlo para que los trabajadores podamos hacer uso de él. Por el contrario, escasea el mantenimiento y la inversión. Frente a los aranceles de las guarderías, nuestro salario, devaluado desde hace años, es incapaz de solventarlo”, plantearon, y difundieron un formulario online para acompañar su reclamo.

El reclamo del jardín Quiero Mimos se da en un contexto de preocupación en otros jardines en ámbitos hospitalarios. El caso emblemático fue el del Ramos Mejía, la Escuela Infantil 6 del Distrito Escolar 6, que tuvo que llegar a la Justicia para frenar el intento de cierre del lactario por parte del Gobierno de la Ciudad. Pero su lucha no terminó: ahora pelean por evitar el ‘traslado’ impuesto por la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, ya que denuncian que se trata de un cierre encubierto.