Politica

Crisis inmobiliaria: 2019 se encamina a cerrar como el peor año del que se tenga registro

Tanto en la Ciudad como en la provincia de Buenos Aires, la compraventa de inmuebles sigue en picada. De continuar la tendencia, este año batirá récords en materia de parálisis del sector.

La crisis del sector inmobiliario parece no tener freno, y se prepara para batir récords. Tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en el ámbito bonaerense, en lo que va del año las operaciones están en un piso histórico y 2019 se encamina para ser el peor cierre del que se tenga registro.

En la Ciudad, según datos del Colegio de Escribanos, tras la escalada del dólar post PASO las operaciones se redujeron a poco más de 200: un desplome del 90% respecto de los mejores meses. Si la tendencia continúa, este año cerrará como el peor de la historia, ya que con estos índices hasta fin de año no se esperarían mucho más que 30 mil operaciones, lejos del record de más de 76 mil operaciones registradas en 1998.

Según datos de los notarios porteños, consignados por Diario Popular, el período 2013-2015 fue el más bajo de la historia del sector, con menos de 40.000 operaciones anuales y un piso de 33.706 en 2014.

El mes con menor actividad de la serie histórica fue febrero de 2002, poco después de la crisis de 2001, con 1.557 operaciones. Pero el repunte fue rápido: en abril y mayo de ese año se registraron más de 8.000 operaciones como forma de sortear el ‘corralito´.

Tras esos meses, la actividad se normalizó con un promedio de entre 3.500 y 4.000 operaciones mensuales. El mejor mes de la serie histórica, en tanto, fue diciembre de 2007, con 8.500 operaciones.

En el ámbito provincial, según el Colegio de Escribanos bonaerense, antes de la corrida cambiaria post PASO, hubo una caída del 28,6% en las operaciones de julio con respecto al mismo mes de 2018. Además, en el acumulado de 2019 se habían realizado 40.920 operaciones inmobiliarias, cuando en este mismo lapso pero de 2018 se habían cerrado 68.818.

Si se toman en cuenta los registros de los últimos 15 años el panorama es aún peor. De esa serie el peor período fue 2014, con un total de 97.918 operaciones de compra-venta. Aquel pésimo 2014 llevaba a julio 45.139 operaciones concretadas, casi 5.000 más que en lo que va de 2019.

Las operaciones con hipotecas no están mejor. En julio, en Provincia, se contabilizaron 477, contra las 1.566 de 2018: una caída interanual de casi un 70%. El acumulado del año también está muy por debajo de los índices históricos.

Las estadísticas de la entidad muestran que de continuar esta tendencia que parece irreversible, el 2019 será el peor año al menos desde 2005, cuando empiezan los registros que muestra en su web.

El vicepresidente del Colegio de Martilleros bonaerense, José María Sacco, reconoció que las operaciones llegaron a «marcas históricas negativas» con niveles similares a los del crack de la economía argentina en 2001 y 2002.

«Todo el mercado de compra venta de propiedades está virtualmente congelado al perderse los precios de referencia, y eso afecta también al segmento de alquiler de viviendas», advirtió la entidad presidida por Aníbal Fortuna.

En Ciudad, en cuanto a créditos, los mejores registros se dieron en marzo y abril de 2018, con más de 2.200 operaciones concretadas a través de hipotecas. La opuesto se dio apenas un año después, con las escaladas del dólar y la inflación. Actualmente se cierran poco más de 200 operaciones con créditos hipotecarios, un desplome del 90% en comparación con los mejores meses.

Ante este panorama, esta semana se esperan definiciones para el sector inmobiliario. Apuntan a autorizar la compra de dólares por arriba de los US$10.000 para los compradores de primera o única vivienda. Empresarios de comercio de inmuebles se reunirán nuevamente con funcionarios del Banco Central y, si hay acuerdo, la resolución sería tratada en la reunión de directorio de la entidad que podría ser el jueves.