Politica

CABA: el bloque de la UCR blindada ante la interna Nosiglia-Angelici

Los correligionarios mantendrán su bancada, dentro del interbloque de JxC y asegurán que la orgánica partidaria, no afecta la dinámica parlamentaria.

El radicalismo de la ciudad de Buenos Aires se asume «oficialista». Sin embargo, mantendrán la independencia dentro la Legislatura porteña, al mantener su propio bloque UCR-Evolución, que en total suman 9 legisladores.

De esa manera, el interbloque de Juntos por el Cambio alcanzará las 34 bancas, lo que obligará al PRO y a las CC ARI a negociar con la UCR cada proyecto, y alcanzar los 31 votos (mayoría simple).

Los legisladores de la UCR se mantienen al margen de la interna entre el extitular de Boca Juniors, Daniel Angelici y Enrique Nosiglia, mandamás del radicalismo porteño y aseguran que la vida interna partidaria, no afectará la dinámica parlamentaria.

En el bloque de la UCR hay legisladores que responden a Nosiglia, a Angelici y al propio Martín Lousteau, como el caso de la presidenta de la bancada, Inés Gorbea.

En el radicalismo, dicen que su mirada le puede aportar «matices» a la coalición y marcan diferencias en materia de «educación» (la UCR votó en contra la Unicaba), en seguridad, reclaman un mejor manejo de justicia (autonomía) y que la Ciudad, tenga su propio servicio penitenciario.

«Queremos una ciudad moderna y de iguales», razonó un legislador.

Si bien reconocen la jefatura de Rodríguez Larreta en tanto jefe de la Ciudad, el liderazgo de la UCR porteña está depositado en la figura de Lousteau, e incluso se atreven a deslizar, que el exembajador podría encabezar la coalición a nivel nacional.

«El rol de la UCR no puede ser más el mansedumbre bovina como en los cuatro años de Cambiemos. El rol del radicalismo tiene que ser el de un partido de diagnóstico y propuestas», razonó una fuente porteña.