Politica

Buscan limitar el uso de las pistolas Taser en la Ciudad

La legisladora Andrea Conde (Unidad Ciudadana) presentó un proyecto para limitar la utilización de estas armas.

A partir de la reglamentación del gobierno para el uso de las pistolas Taser por parte de las fuerzas de seguridad, la diputada porteña Andrea Conde, miembro de la Comisión de Seguridad, presentó un proyecto de ley para impedir su uso en manifestaciones.

La iniciativa señala que estas pistolas de electrochoque sólo podrán usarse cuando «otras medidas de fuerza directa no hayan tenido éxito o en sustitución del uso de armas de fuego». En este sentido, estipula que se permitirán únicamente en situaciones donde exista un peligro grave e inminente para la vida y nunca contra personas en estado de intoxicación, menores de 18 años, adultos mayores o que se presuma que están embarazadas.

Además, señala que la reglamentación en la Ciudad de Buenos Aires de estas armas deberá «estar sujeta a los Principios Básicos sobre Empleo de la Fuerza y Armas de Fuego por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas».

Conde indicó que «si bien las Taser son conocidas por ser ‘armas menos letales’, la experiencia internacional demuestra que justamente esa categorización conduce a usos indiscriminados ya que las fuerzas de seguridad suponen que pueden utilizarlas con menos restricciones que a las armas letales. Sólo en USA se registraron más de 500 casos de muertes derivadas del uso de estas armas en los últimos años”, explicó a Diario Z la legisladora de Nuevo Encuentro.

“Esta reglamentación es preocupante porque todos somos testigos del recrudecimiento de la violencia institucional que ha fomentado este gobierno. Desde condecorar a Chocobar hasta el tremendo caso la semana pasada de un efectivo que apoyó la pistola de gas lacrimógeno en la sien de un manifestante y disparó”, señaló la diputada.

El proyecto además prevé la prohibición del uso de estas armas en personas que por su apariencia tengan menos de 18 años, sean adultos mayores, estén cursando un embarazo o se encuentren visiblemente intoxicadas.