Politica

Buscan cambiar el nombre de la Autopista Dellepiane por el de Semana Trágica

La legisladora porteña de la Izquierda Socialista, Laura Marrone, propuso el cambio de nombre.

La legisladora porteña Laura Marrone, que asumió su banca a fines de 2018 en el lugar que dejó Patrici del Corro,  presentó proyecto para cambiar el nombre de la Autopista Dellepiane por el de Semana Trágica.

En los fundamentos del proyecto, que fueron elaborados con la colaboración del historiador Ricardo De Tito, se expresa: “Corrió mucha sangre -más muertos que en las Malvinas y una cantidad similar a la de las Invasiones Inglesas-, y si bien los reclamos se lograron, el costo fue muy alto. La impunidad de los represores animó, bajo el mismo gobierno de Yrigoyen, a nuevas campañas represivas en los años sucesivos, en particular, contra obreros rurales, tanto en la Patagonia como en los quebrachales del Noreste.

El ‘milagro’ económico que muchos recuerdan como la Argentina opulenta de Alvear, el sucesor de Yrigoyen, se asentó sobre una notable disminución de las luchas obreras: en 1919 hubo más de 300.000 huelguistas, mientras que el promedio entre 1925 y 1930 será diez veces menor. Las matanzas indiscriminadas de la Semana Trágica sembraron la “pax alvearista” y permitieron engordar, como nunca, los bolsillos de la oligarquía”.

La diputada porteña por Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda señaló: “Es inaceptable que una de las principales autopistas de la ciudad de Buenos Aires homenajee al general Luis J. Dellepiane, jefe máximo y principal responsable, junto al gobierno, de la muerte de cientos de trabajadores, incluyendo niños, mujeres y ancianos ajenos por completo a la huelga obrera, cerca de 4000 heridos de cierta gravedad y la cárcel y proceso y deportación de decenas de miles. Por eso, proponemos que se cambie el nombre al de Semana Trágica, como llamaron los obreros a la represión de 1919”.

En la semana del 7 al 13 de enero se cumplen 100 años de la “Semana Trágica”. La huelga desatada en los Talleres de Vasena, culminó en una amplia movilización obrera y en la represión más sangrienta de la historia argentina, durante el gobierno radical de Hipólito Yrigoyen. El general Luis J. Dellepiane, comandante de la división con asiento en Campo de Mayo, procedió a ocupar con sus tropas distintos puntos estratégicos. Los enemigos a combatir eran los obreros en huelga.