Manteros
Ciudad

En megaoperativo, desalojaron a casi 500 manteros en Liniers

El operativo lo llevó a cabo la Fiscalía de la Ciudad.

La Fiscalía de la Ciudad ordenó a la policía porteña el desalojo de poco menos de 500 manteros del barrio de Liniers, luego de diversos operativos realizados por el ministerio de Ambiente y Espacio Público para terminar con la venta callejera ilegal, informaron fuentes oficiales.

Se trata del último gran foco de venta ilegal ubicado en el perímetro de la avenida Rivadavia, Carhúe, Ventura Bosch y colectora de la avenida General Paz, instalados en un total de 38 cuadras, lo que equivale a unos 3300 metros lineales de puestos.

La investigación comenzó hace tiempo por denuncias de vecinos y comerciantes de la zona, quienes vienen reclamando para recuperar espacios públicos que son de todos los porteños, ya que hay presentaciones por bloqueo de veredas, corte de paso a los peatones, competencia desleal a comercios y venta de productos ilegales.

Tras la investigación que derivó en el desalojo de la justicia, el ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad determinó que había 475 manteros, de los cuales 239 son puestos de comida y 236 vendedores de calle. 

Según difundió CAME, “la característica principal que adopta el comercio informal en este barrio es que ya no se trata de simples mantas sino de meseteros armados con estructuras de mesas, caballetes, cajones y sillas”. La entidad agregó que “la ubicación de los improvisados puestos de gran magnitud, uno al lado de la otro, hace que las veredas se tornen intransitables”.

Además se estableció que en los puestos, manejados por senegaleses (un 44%), bolivianos (39%), peruanos (9%), argentinos (5%) y paraguayos (1%), se vendía bijouterie (47%), frutas y verduras (38%), comida elaborada (13%) e indumentaria (2%), indicaron las fuentes oficiales.

Debido al importante operativo con gran presencia de efectivos policiales, la mayoría de las líneas de colectivos que pasan por la zona tuvieron que desviar sus recorridos, explicaron los informantes.

Deja un comentario